Social

Óscar Martín, Ecoembes y Montserrat Domínguez,Huffington Post

Óscar Martín, Ecoembes y Montserrat Domínguez,Huffington Post

Óscar Martín, Ecoembes y la periodista Montserrat Domínguez, Huffington Post.  A través de este diálogo organizado por Circle, recorren los ángulos del cambio social y reflexionan sobre algunos de los desafíos clave a los que nos enfrentamos.

[two_columns_one]
Montserrat Domínguez, directora de la edición española del Huffington Post.

Montserrat Domínguez comenzó su carrera como periodista en la agencia EFE. Tras pasar por Canal +, Tele 5, Antena 3 y Cadena SER, hoy dirige la edición española del diario digital Huffington Post.

[/two_columns_one]

[two_columns_one_last]Óscar Martín es el consejero delegado de Ecoembes

Óscar Martín, Ecoembes. Licenciado en Ciencias Biológicas. Lleva más de veinte años trabajando en el mundo de la gestión de residuos. Ocupa el cargo de consejero delegado en Ecoembes desde marzo de 2014.

[/two_columns_one_last]

[divider]

Una crisis económica que no se acaba de superar, el drama de los refugiados, populismo de distintos signos, amenazas como el Brexit, el terrorismo… Europa vive tiempos convulsos.

Montserrat Domínguez, Huffington Post. Hay nubarrones en el horizonte muy preocupantes, sobre todo porque estamos constatando ahora la profundidad de los estragos de la crisis económica. Toda esa inseguridad política y social, ese divorcio con buena parte de las instituciones, de pérdida de la confianza parece una cuestión derivada, pero tiene casi más importancia que la propia gestión de la crisis económica. Y me preocupa porque ese divorcio fomenta un populismo muy extremo con distintos tintes políticos en distintas partes de Europa, con todo lo orgullosos que podríamos estar por la concepción de un espacio europeo único.

Con todos sus defectos, hemos sido capaces de hacer algo que las siguientes generaciones valorarán. Es una arquitectura única. Es cierto que está especialmente burocratizada y no tan democratizada como querríamos, pero hay una oportunidad para ver cómo canalizamos las necesidades de cambio.

Óscar Martín, Ecoembes. “La sociedad es la impulsora y protagonista”

 

Óscar Martín, Ecoembes. Es una oportunidad. En esta Europa convulsa también se ha puesto de manifiesto que algo se empieza a tambalear, que la sociedad se empieza a mover. La sociedad civil ha cogido de alguna manera un papel que antes no tenía, de impulsora: quiere participar, quiere ser protagonista. Esta crisis ha marcado un antes y un después –o, al menos, un punto y aparte–, porque nos ha hecho repensar las formas en las que tradicionalmente nos han hecho movernos.

Lo que realmente me preocupa es que en este nuevo modelo de sociedad que estamos creando no cale la importancia de remar juntos, de mirar por el bien común. No podemos seguir mirándonos al ombligo. Tenemos que empezar a construir en base a valores, independientemente de los gobernantes, porque, al final, ellos deciden las políticas, pero somos los ciudadanos y las corporaciones los que estamos moviendo el país. Ese empoderamiento es el que va a predominar.

Montserrat Domínguez, Huffington Post. Debemos recordar los valores fundacionales de Europa. Pienso en los refugiados. Ser una fortaleza en los tiempos globales en los que vivimos es claramente ir marcha atrás. Cómo conjugar los retos de la globalización es el gran dilema en estos momentos y en todo el planeta: cómo mantener la identidad y los valores propios, ese sentimiento de pertenencia a un grupo, a una cultura, y, al mismo tiempo, mantenerlo abierto. Debe existir alguna manera mucho más global, abierta y avanzada de llevar los valores a la práctica y a los espacios de poder. Depende de nosotros.

Y la situación de España, ¿qué os sugiere? ¿Hemos aprendido las lecciones de la crisis?

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Con todo el cambio político que estamos viviendo, hay un resurgimiento fascinante del interés por la política y por participar en el espacio público. Hay que seguir luchando por aquello que nos parece importante y encontrar cauces para que cada uno, a su manera, participe. Hacer democracia no consiste en ir a votar cada cuatro años. También lo vemos en el medio ambiente: llega la Conferencia de París y luego esperamos hasta la siguiente cita mundial. Eso no puede ser, es una labor cotidiana.

Óscar Martín, Ecoembes. Desde el punto de vista económico, en España, en Europa y en el mundo hemos aprendido poco. España todavía no ha salido de la recesión económica ni social. No hemos asentado cómo queremos que sea el modelo en el que queremos vivir. Una de las cuestiones que no hemos abordado en esta crisis es que la manera de hacer política y el modelo de gobierno no pueden seguir siendo los mismos, porque la propia sociedad no te lo va a permitir. En España no hemos avanzado ni en el modelo económico ni el político. Sí en el modelo social, aunque a marchas forzadas. Esto último es bueno que haya cambiado, y ya se refleja, por ejemplo, en la RSC de las empresas, que saben que no vale todo.

Montserrat Domínguez, Huffintong Post. “Transparencia y vocación pública”

 

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Todas esas buenas intenciones están bien cuando tenemos reciente toda la dureza de la crisis que hemos vivido, pero hay que ponerlas en práctica, y mantenerlas. Efectivamente, el tejido empresarial político y administrativo tiene que ser consciente de que no nos podemos volver a permitir una situación así, y para ello se necesita más transparencia, más vocación pública, menos chanchullos. Hay un riesgo claro en que si de repente las cosas empiezan a ir realmente bien, caigamos en la desmemoria. Hay nubarrones y movimientos tectónicos, estamos en respiración asistida. Confío en que pronto podremos dejarlo atrás, pero no lo tengo tan claro.

 

Monserrat Domínguez y Óscar Martín recorren los ángulos del cambio social.

En relación con el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, ¿nos preguntamos lo suficiente qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos? ¿Y qué hijos vamos a dejar a nuestro mundo?

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Ahora sí. Es uno de los grandes cambios. La agenda medioambiental era una cosa de cuatro locos hasta hace cuatro días. Eran ecologistas, activistas. Ahora ya está en la agenda política y no hay partido ni gran empresa que no tenga una política en ese sentido. Otra cosa es que sea una fachada, que no se profundice y que sea un camino en el que todavía queda mucho por hacer. Pero hasta hace nada, había gente que negaba el cambio climático. Ahora no lo hace nadie. Algo sí que vamos avanzando.

[white_box]

Descarga este artículo.

 

[button link=”https://www.revistacircle.com//wp-content/uploads/2016/09/Dialogo-1.pdf” target=”_blank”]Descargar[/button]

[/white_box]

Óscar Martín, Ecoembes.  El debate se ha puesto encima de la mesa y París ha marcado un antes y un después. Aunque lo primero que hay que hacer es desideologizar el medio ambiente. Sino no avanzaremos. En España, empiezan a verse cambios. Por primera vez se aprueba en el Congreso de los Diputados, por unanimidad, una oficina del cambio climático gracias a una propuesta de Equo. Un consejo que realmente tenga independencia y pueda trabajar de forma transversal. Presupuestariamente, aún no tiene un nivel como otras esenciales para construir los valores de la nueva sociedad a la que nos dirigimos, pero está claro que está encima de la mesa. Desde el año 1999 hasta hoy, España ha aumentado sus emisiones en un 50%, y en el año 2050 seremos casi diez mil millones de personas en el planeta, de las cuales dos mil millones no tendrán acceso al agua. La evidencia se ha puesto sobre la mesa y evidentemente tenemos que trabajar en ella. Nada de greenwashing, se necesita un compromiso real, porque si no la realidad será demoledora y pasará por encima de nosotros. La sociedad lo está demandando.

Montserrat Domínguez, Huffington Post En ese sentido, es sorprendente la actitud de los niños. Es increíble la confianza y la seriedad con la que mis hijos creen que esto es un problema de todos. La situación no tiene nada que ver con cuando yo era pequeña; socialmente, el medio ambiente no tenía el peso que tiene ahora. Es emocionante ver cómo se preocupan, cómo son conscientes, cómo lo entienden perfectamente. La educación está cambiando hacia esa dirección.

Montserrat: «Hablar del cambio climático desde el catastrofismo, aunque sea verdad, inmuniza»

Óscar Martín, Ecoembes. Esta nueva sociedad que queremos crear tiene que empezar por la educación ambiental. Esa inversión va a pagar el mejor interés. Hay gente a la que le sorprende que ya reciclemos el 75% de los envases, pero a los niños no. Hay que seguir apostando por ellos.

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Si hace un tiempo tú me dijeras que la gente, de manera voluntaria, iba a poner tres cubos en su casa en vez de uno y que se iba a tomar la molestia de separar los desechos, no lo habría creído. Y ahora se hace en todas las casas. De repente, se ha convertido en un acto altruista en el que no recibes nada a cambio, más allá de la conciencia de que hay que hacerlo porque es bueno para el medio ambiente y para nosotros.

Óscar Martín, Ecoembes. En noviembre, con la Cumbre de París en el punto de mira, publicaron una encuesta donde por primera vez aparecían temas de cambio climático. Una de ellas era «¿Está usted informado sobre el tema de la cumbre de París?», y casi el 80% lo estaba. También se reflejó que un 78% de la población recicla. En la pregunta de «¿Valora que los medios de comunicación informen sobre el medio ambiente?», se bajaba al 40%. Lo realmente curioso era que en «¿Considera que le afectan los problemas de medio ambiente?», los resultados fueron tan solo del 0,9%. Los ciudadanos todavía no tienen información sobre cómo les afecta realmente.

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  La labor que podemos hacer ahí los medios es fundamental. El oceanógrafo Carlos Duarte, de los mayores expertos de cambio climático, me invitó hace poco a un congreso internacional en Granada. Allí se reflexionó sobre qué estaban haciendo mal los especialistas en cambio climático a la hora de comunicar. Se llegó a la conclusión de que han tenido que lanzar unos mensajes tan dramáticos que han provocado el efecto contrario en la población. Tanto catastrofismo, aunque sea verdad, inmuniza. La gente dice «¿Qué puedo hacer yo? Nada», y se despreocupa. Los medios tenemos una grandísima responsabilidad en informar y en hacer digerible, entendible y compartible esa información que nos convierte a nosotros en protagonistas de esa transformación.

Óscar Martín, Ecoembes. Es importante comunicar que el sector vuelve a ser una oportunidad de creación de empleo. Estamos llamados a cambiar modelos productivos, de comunicación, educativos… y eso atrae a toda la inversión, crea empleo y trae riqueza a los países. Los gobernantes tienen que dar un marco regulatorio estable que permita abordar esto con claridad firme. Ya está bien de hablar de peces y pájaros. París ya es un logro: 195 países nos hemos puesto de acuerdo. Pero falta materializarlo. Este acuerdo no es vinculante, veremos qué pasa en Marrakech. Es importante que salgan compromisos.

Montserrat Domínguez, Huffington Post. Y tú, que tienes un punto de vista privilegiado, ¿podrías decirme cómo estamos en España en comparación con otros países de nuestro entorno?

Óscar Martín, Ecoembes.  España está mucho mejor de lo que siempre tendemos a pensar. Ahora bien, no ha tenido una política ambiental, un marco legislativo estricto ni estable, para que las acciones que se acometan tengan duración en el tiempo. En materia de residuos, hemos ido trabajando poquito a poco, con una buena estructura de profesionales alrededor, pero no ha habido una directiva que nos ponga las pilas. Al final, esto se traduce en que reciclamos sólo el 30% de los residuos; no nos olvidemos de que el 75% de los envases que se reciclan están dentro de ese 30%. Nos queda mucho por hacer.

Montserrat Domínguez, Huffington Post. Me gustaría ver que el tejido empresarial español está asumiendo este reto.

Óscar Martín, Ecoembes. El empleo verde va a crear 170.000 puestos de trabajo. Y ahora va a llegar el paquete de economía circular de la Unión Europa, que plantea un cambio de modelo en el que los residuos sean recursos. Cada vez que alguien echa una botella de plástico en un contenedor, tiene que saber que 42.000 puestos de trabajo están detrás. Nos sentimos tremendamente orgullosos. Y responsables.

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Que se fabriquen productos que se pueden reciclar y que tengan una segunda, una tercera, una cuarta, una quinta vida… es alucinante. Es una manera de dejar de abusar de los recursos nitos.

¿Qué salida, qué solución encontráis para superar la tensión entre el progreso y la batalla por el medio ambiente?

Óscar Martín, Ecoembes. Hay una dicotomía progreso-medio ambiente. Y es que: o el progreso atiende al medio ambiente o no hay progreso. La palanca de la innovación es la que va a permitir la evolución. La innovación es clave para la descarbonización de la economía. No podemos seguir con un modelo absolutamente carbonizado. La integración de las políticas de los países, de la economía verde, de la economía de la educación, de la economía de la industria es fundamental. Es necesario un ministerio de Medio Ambiente que sea transversal.

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Estuve el otro día con el Nobel de Economía George Akerlof, que se ha vuelto un activista del medio ambiente, y me insistía en que es fundamental encontrar el relato, la narrativa. Me sorprende que un tipo con la lucidez mental de Akerlof acuda a algo tan básico. Al igual que a nuestros hijos les educamos con cuentos, necesitamos crear colectivamente un relato global que nos haga sentir a todos partícipes.

Óscar Martín, Ecoembes. Hacer entender la relación entre sostenibilidad y crecimiento económico será la clave para que el ciudadano entre en esa sensibilización. La inacción siempre es mucho más cara que la acción. Hay pequeños gestos que podemos hacer y que tenemos que hacer llegar a través de ese relato. Cuando estuve en la Cumbre de París me quedé con dos datos: que en el futuro habrá una población de casi 10.000 millones de habitantes y que el 70% vivirá en ciudades. Ataquemos, pues, las ciudades. No podremos eliminar de un plumazo las emisiones pero sí podemos contribuir a frenarlas. Por ejemplo, podríamos evitar el 20% de las emisiones cambiando de modelo de movilidad.

Montserrat Domínguez. Esa cultura urbana de ciudades sostenibles se va implantando. Las restricciones de tráfico cada vez se entienden mejor. Las críticas derivadas de estas decisiones ya no se hacen.

Óscar Martín, Ecoembes. Efectivamente. Y la excitación dura menos.

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Porque lo que al principio nos resulta incómodo se acaba asumiendo como un bien superior que nos beneficia a todos. Hay ciertos cambios que nos hacen olvidarnos del individualismo.

Óscar Martín, Ecoembes.  Ese es el nuevo concepto de la sociedad que tenemos que asumir. Un 40% de la petición de compra del ciudadano está en el respeto por el medio ambiente que está detrás de cada producto. Hace nada esa cifra no llegaba ni al 15%.

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Muchos han advertido que la etiqueta verde es comercialmente atractiva, cosa que me parece bien, pero ahí hay que hacer una labor de seguimiento y de control para asegurar que sea realmente compromiso.

Óscar Martín, Ecoembes. Tendría que haber una estandarización en la política europea para que no puedas autoetiquetarte verde. Vamos hacia una normalización, pero hay que ir dando pasos. Lo primero que tendría que haber es un marco regulatorio. Pero el objetivo final es que sea algo natural, que no sea necesario adjetivar un producto como eco.

Las facultades están a rebosar de mujeres, pero, en el mundo laboral, muy pocas ocupan puestos de toma de decisiones. Además, según la OIT, la igualdad salarial entre sexos no se alcanzará hasta dentro de, al menos, 70 años.

Montserrat Domínguez, Huffington Post. Hay cada vez más mujeres en puestos de decisión; es verdad que no en los altísimos, porque lo que hacen las grandes empresas es reproducir las inercias más masculinas. Hay que mantenerse vigilante. El otro día estaba con Pepa Bueno [La Ser] y Ana Romero [El Español], hablando de esto, de que en los consejos de administración no hay mujeres. Pero es que, hace unos años, pensar que una mujer podría dirigir un periódico o un programa de radio diario era impensable, porque cuando nosotras empezamos estaba completamente fuera de nuestro alcance. Está habiendo cambios y uno puede pensar que hay una tendencia natural a que eso se vaya incorporando. Yo creo que no es tan natural, que hay que seguir empujando. Igual que somos conscientes de que tiene que haber una política medioambiental en todo lo que hagamos, también tiene que haber una política de diversidad.

Óscar Martín, Ecoembes. No sólo más de la mitad de las estudiantes universitarias son mujeres, sino que también sacan las mejores notas, a pesar de que sólo representan el 17% de los consejos de las empresas del Ibex. Pero es que hace 10 años, era el 5%. El talento femenino está ahí, es innegable y las empresas tienen que entender que quienes se incorporarán a sus plantillas vienen con otra mentalidad. Lo dice alguien de una organización donde el 65% de los puestos directivos están ocupados por mujeres y donde el 70% de la plantilla son mujeres. Cualquier empresario que quiera pensar a futuro, debe tener en cuenta el talento así como cualquier política de conciliación entre el ámbito personal y profesional. Antes, el talento no se visibilizaba. Ahora, se ha impuesto.

Montserrat Domínguez, Huffington Post.  Hay redes muy profundas, lazos muy masculinos que se han ido cerrando y protegiendo ante lo que veían como una especie de invasión. Y romper eso no es fácil.

Óscar Martín, Ecoembes. No se nos puede olvidar que las compañías somos los equipos. El verdadero despegue vendrá cuando lo primero que prime siempre sea el talento. Si no bajamos la guardia, lo demás vendrá dado.