Economía circular

Economía & Ecología: orbitando juntas

Economía & Ecología: orbitando juntas

Lo que hasta ahora llamábamos «residuos» son en realidad «recursos» que están esperando ser aprovechados. No hemos inventado nada. Ese es el «sistema operativo» con el que funciona la naturaleza.

La economía es de Marte y la ecología es de Venus; ha llegado la hora de que se pongan a trabajar juntas en el planeta Tierra… Al cabo de varias décadas dando vueltas y más vueltas, en órbitas muy distintas, todo parece indicar que por fin ha llegado el momento del inevitable encuentro.

He aquí un claro indicio: Andy Ridley, impulsor de la Hora del Planeta, la campaña más exitosa en la historia de WWF, está ahora al frente de Circle Economy en Ámsterdam. Digamos que el «apagón» planetario le supo a poco, y que sintió la necesidad de darle una nueva vuelta de tuerca a su activismo: «Los actos de valor simbólico y movilización ciudadana están muy bien, pero el mundo no cambia si no embarcamos a las empresas y si no involucramos a la sociedad en un proyecto a gran escala».

Ese «proyecto» es la economía circular. Andy está convencido de que este es el «cambio sistémico que estamos esperando». La cultura de usar y tirar dejará paso a la «mentalidad multi-R», en la que todo se recupera, se recicla y se reúsa en un ciclo constante. Lo que hasta ahora llamábamos «residuos» son en realidad «recursos» que están esperando ser aprovechados. No hemos inventado nada. Ese es el «sistema operativo» con el que funciona la naturaleza…

«Dentro de unos años miraremos hacia atrás y nos tiraremos de los pelos pensando: ¿cómo éramos capaces de funcionar de esa manera tan absurda e ineficiente?», vaticina Andy. «La norma será entonces la circularidad. Y todos saldremos ganando con la nueva ecuación: ganan las empresas, gana la sociedad, gana el planeta».

Le pedimos a Andy una definición sencilla y práctica del concepto, que lleva en realidad orbitando desde hace medio siglo, pero que nunca hasta ahora había logrado saltar más allá de los foros económicos… «La circularidad va mucho más allá del reciclaje, que no es más que el principio. Lo primero y fundamental es repensar nuestra manera de producir y consumir. En la era del cambio climático, y con la crisis de recursos a la vuelta de la esquina, la prioridad va a ser reusar y recuperar, y para eso hay que rediseñar básicamente todos los procesos».

El futuro del planeta nos lo jugamos en las ciudades, y en eso está Circle Economy, gestando el Ámsterdam Circular, y exportando el modelo a Bruselas o Glasgow (donde ya han encontrado la fórmula para fabricar cerveza con las 200.000 rebanadas de pan que acababan a diario en la «basura», palabra proscrita a partir de ahora).

La misión «imposible» es ahora cerrar los flujos de alimentos, agua, materiales o energía, tanto en las ciudades como en las empresas. Y ese replanteamiento de todo el sistema operativo va a servir para reducir las emisiones, para crear valor añadido y para generar empleo en campos tan innovadores como el diseño circular, la logística inversa, la simbiosis industrial o la minería urbana.

Lo que tenemos por delante es un auténtico planeta inexplorado, fruto de esa insospechada fusión de economía y ecología, que vio venir desde hace tiempo el pensador indio Satish Kumar, autor de Tierra, Alma y Sociedad… «Desde el inicio de eso que llamamos civilización, la economía ha dominado siempre. Nuestro gran error ha sido reducir la economía a las finanzas y el capital, y desvincularla por completo de la naturaleza, que es la auténtica fuente de riqueza».

«En el fondo, economía y ecología están condenadas a entenderse, porque son palabras que comparten la misma raíz», advierte Kumar. «Las dos vienen de oikos, que en griego significa casa. La casa, en este caso, es el planeta. Y está claro que necesitamos conocerlo a fondo. De ahí viene eco-logía, de logos, conocimiento. Eco-nomía viene de nomos, que significa gestión… ¿Cómo puede pues funcionar la economía si se deja de lado la ecología? O lo que es lo mismo, ¿cómo queremos gestionar nuestro planeta si antes no lo conocemos?».

Carlos Fresneda

¿Te interesa saber qué pasaría si la naturaleza nos invadiera?. Te lo contamos