Social

Los jóvenes y el medio ambiente. ¿Pueden los millennials salvar el planeta?

Los jóvenes y el medio ambiente. ¿Pueden los millennials salvar el planeta?
Ilustración: Javier Muñoz

 

El medio ambiente es una prioridad para los jóvenes, sobre todo para los nacidos a finales del siglo pasado.

Sus armas para combatir el cambio climático: el reciclaje y el consumo responsable.

Los jóvenes quieren cuidar el planeta

Se dice que el problema de la generación X fue que no tenía nada que reivindicar. Quienes hoy rondan los 45 años estrenaron democracia en un país cada vez más próspero y en el seno de una clase media mayoritaria y acomodada. Fue, por tanto, la generación del disfrute, de la distensión… Y del consumo.

El medio ambiente no ocupaba, en las décadas de los ochenta y noventa, los principales motivos de preocupación de una población joven, creciente a marchas forzadas (a lomos del baby boom) y que focalizaba sus esfuerzos en hacerse un sitio en el mercado laboral y asentarse en una clase acomodada.

Nueve de cada diez jóvenes consideran importante trabajar en una empresa sostenible

La generación posterior, la Y, los millennials nacidos entre 1981 y 1995, han dado un vuelco a esta lista de prioridades. Según un estudio reciente del Observatorio de la Juventud en España, entre sus rasgos más definitorios están la tolerancia, la solidaridad… y el cuidado del medio ambiente. Esta generación se ha encontrado con un mundo en el que el cambio climático ya está científicamente constatado, comienza a provocar las primeras consecuencias palpables y ya ocupa un puesto relevante en las agendas políticas. Tiene motivos, a diferencia de la anterior, para ser reivindicativa y actuar en consecuencia. Entre ellos, la conservación del planeta.

Varios estudios demuestran la preocupación de los millennials por el medio ambiente. La compañía estadounidense Rubbermaid Commercial Products publicó recientemente los resultados de su encuesta Recycling in the Workplace: A Millennial View: nueve de cada diez jóvenes consideran importante trabajar en una empresa sostenible y el 83% afirma que recicla en casa, e intenta influir para que se haga lo propio en su oficina. Un dato relevante: el 10% asegura que abandonaría empleo si su empresa no cumpliera sus expectativas en sostenibilidad y reciclaje.

El 83% afirma que recicla en casa, e intenta influir para que se haga lo propio en su oficina

En nuestro país es fácilmente comprobable: la etapa en la que más ha aumentado la tasa de reciclado ha sido, precisamente, en la que los millennials han pasado a la vida adulta (y son por tanto dueños de sus acciones y deciden sobre el lugar en el que viven): el último año, se reciclaron más del 70% de los envases. A principios de este siglo, esta tasa no alcanzaba ni el 25%.

Los jóvenes, consumidores empoderados

Como demuestran estos estudios, la generación Y está comprometida con la disminución de generación de residuos, y tiene una herramienta de acción muy poderosa: la decisión de compra. Sus hábitos de consumo tienden, cada vez más, a la economía circular. Es la primera generación que ha abrazado conceptos como compartir y optimizar recursos en su día a día; la del boom de la economía colaborativa, según una encuesta reciente de la consultora Nielsen. Empresas como Airbnb o las de car sharing no se habrían expandido como lo han hecho de no haber tenido un mercado repleto de jóvenes desprejuiciados dispuestos a cambiar el paradigma y a desmitificar un concepto tan intrincado en la generación anterior como el de la propiedad.

Los millennials contribuyen a mejorar el planeta a la hora de comprar, y son muy conscientes de ello: según Deloitte, el año pasado esta generación tuvo una capacidad de consumo de unos 180.000 millones de euros. Una encuesta reciente de la consultora demuestra que los jóvenes de esta generación, cada vez más, compran con responsabilidad y anteponen a las empresas que cumplen con estándares de cuidado al medio ambiente y responsabilidad social corporativa, factores que a finales del siglo pasado apenas se tenían en cuenta.

El calentamiento global cada vez preocupa a un porcentaje mayor de la población, pero los millennials encabezan esta inquietud: el Foro Económico Mundial publicó en 2017 un estudio en el que casi la mitad de estos jóvenes situó el cambio climático en el primer puesto de su lista de prioridades; un 30% lo colocó en segundo lugar, ya que antepuso la desigualdad social. Ambos problemas están íntimamente ligados. Estos datos demuestran que la generación Y es la generación más comprometida con el medio ambiente y la justicia social. Los millennials tienen, más que ninguna otra generación antes, la capacidad de cambiar las cosas.