Innovación

Mensaje en una botella

Mensaje en una botella

Los datos –corean investigadores, empresas, Administraciones Públicas y titulares por doquier– son el petróleo del siglo XXI. Suscriben que la ingente cantidad de información recopilada gracias al big data permitirá generar nuevos modelos de negocio fundados para la toma de decisiones e, incluso, replanteará nuestra relación con la naturaleza. El futuro está por escribir, pero de algo no cabe duda: la data era transformará –ya lo está haciendo– el mundo de pies a cabeza.

Esta revolución digital despierta, como toda ola de cambio, nuevas esperanzas y no pocos temores. Hasta hace poco, el big data se imaginaba como un sujeto peligroso, un inmanejable amasijo de ceros y unos con voluntad propia que venía a colarse en nuestras casas y arrebatarnos la intimidad y la seguridad. A deshumanizarlo todo. Una vez más, los árboles no dejaban ver el bosque. Lo revolucionario del big data no está en su capacidad para almacenar esa ingente cantidad de información, sino en entender cómo gestionarla de manera óptima. Esto es, de acuerdo con los límites del planeta.

Las expectativas que el big data promete en sectores de todo tipo arrojan algo de luz sobre las tinieblas de lo desconocido: en medicina, para detectar el comportamiento de los microorganismos y frenar posibles epidemias; en marketing, para analizar el comportamiento de los consumidores frente a productos; en agricultura, para advertir el comportamiento meteorológico. Y, de forma determinante, en todas aquellas disciplinas orientadas a conservar los ecosistemas y actuar frente al deterioro ambiental, lo que se ha bautizado como green data.

Ese matrimonio bien avenido entre el big data y la sostenibilidad es uno de los temas protagonistas de este nuevo número de Circle, que nos adentra en los principales desafíos de la revolución ecológica del futuro: la lucha contra la contaminación en las ciudades, la transformación de la industria hacia modelos slow made, la movilidad sostenible o el reciclaje.

El tiempo corre demasiado deprisa y el planeta no espera. Por eso existe Circle. Y por eso te animamos a bucear entre sus páginas. Esperamos que disfrutes de este numerazo que con tanto empeño y cariño hemos elaborado.