Economía circular

Ellen MacArthur, la deportista de élite que impulsó la economía circular

Ellen MacArthur, la deportista de élite que impulsó la economía circular

Ellen MacArthur batió el récord mundial de navegación en solitario: fue la más rápida en dar la vuelta al globo. Su implicación con el medio ambiente la llevó, más tarde, a crear una fundación con su nombre, la mayor impulsora actual de la economía circular.

«Es difícil de explicar, pero tu forma de pensar cambia completamente cuando el barco es tu mundo y todo lo que llevas encima es lo que cargaste en el puerto. Hay que gestionar y aprovechar hasta las últimas migajas de la comida». Así abría Ellen MacArthur su charla magistral para TED en marzo de 2015. Y en ese momento, muchas más personas supieron, al fin, en qué consiste la economía circular.

Al contrario de lo que pueda estar pensando quien lee esto, esta mujer inglesa de 42 años no es economista, sino deportista de élite en la categoría de vela, o más bien «navegante solitaria», como ella suele definirse. Su palmarés es abrumador: en 2005 estableció un nuevo récord de velocidad en dar la vuelta al mundo por mar. Antes, había realizado proezas como una navegación individual completa alrededor de las Islas Británicas, una carrera transatlántica, quedar primera en la Route du Rhum de Francia a Guadalupe (en la que también estableció un nuevo récord), y obtener el segundo puesto en la carrera Vendée Globe.

Hace unos años cambió el mar por la economía circular: ella no inventó el término ni el concepto, pero muchos la consideran su mayor ideóloga. Fueron las infinitas horas, sola, navegando, las que le hicieron ver claramente cuál debe ser nuestro rumbo a seguir. Y no le hizo falta un sextante, sino la conciencia de que los recursos son limitados: «Ninguna experiencia en mi vida podría haberme explicado de forma tan clara el concepto de ‘finito’: lo que tenemos ahí fuera es lo que tenemos, no hay más. Fue como si todos los puntos se conectaran: la economía global no es diferente, depende de materiales finitos que se consumen y desaparecen», dijo en la conferencia TED.

Consecuente con su forma de pensar, la deportista creó la Fundación Ellen MacArthur en 2010, con el objetivo de acelerar la transición a la economía circular. Su modelo empresarial consiste en el aumento de la tasa de reciclaje y reutilización para crear miles de puestos de empleo en los próximos cinco años y ahorrar no solo recursos, también dinero. Su propuesta se basa en maximizar el valor de los materiales cuando los productos se aproximan al final de su vida útil.

Ellen Macarthur

La fundación es hoy líder de pensamiento global sobre economía circular, como demuestra el tamaño de las empresas adheridas, que cada vez son más: junto con Danone, Google, H&M, Intesa Sanpaolo, Nike, Philips, Renault, Solvay o Unilever desarrolla iniciativas empresariales circulares y supera los retos que conlleva su aplicación. También cuenta entre sus socios con autoridades estatales, regionales y locales.

En 2013, con el apoyo de sus socios mundiales, creó el primer programa específico de innovación en economía circular del mundo, el CE100: se trata de un marco de innovación competitiva en el que las organizaciones desarrollan nuevas oportunidades de negocios sostenibles y alcanzan sus objetivos de economía circular más rápidamente. Los puntos del programa están especialmente diseñados para ayudar a los miembros a aprender, desarrollar capacidades, establecer redes y colaborar con organizaciones clave en torno a la economía circular.

Cuando era niña, MacArthur soñaba con navegar para emular las hazañas de la serie de libros infantiles de aventuras Swallows and Amazons. Estuvo ahorrando tres años gran parte del dinero del almuerzo escolar que le daban sus padres para poder comprarse una barca con la que echarse al mar. Por supuesto, de segunda mano. Aquella fue su primera lección sobre economía circular.