Social

Gentrificación verde ¿Ciudades inclusivas?

Gentrificación verde ¿Ciudades inclusivas?

Un estudio alerta de que los beneficios de núcleos urbanos más ecológicos y sostenibles con el medio ambiente podrían afectar solamente a las clases más altas.

¿Qué efectos tienen los parques y zonas verdes de los núcleos urbanos en la salud de sus residentes? No hay duda de que su impacto es positivo. Sin embargo, sus efectos beneficiosos solo los disfruta una parte de la población. Un estudio publicado por el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) y el l’Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (IMIM) señala que la ecologización de las ciudades y el avance hacia ciudades circulares, puede ser un privilegio del que solo se beneficiarían las clases sociales más altas, excluyendo a los colectivos más desfavorecidos.

¿El motivo? La creciente tendencia hacia núcleos urbanos más verdes a través de parques, jardines, zonas de paseo y corredores ecológicos produce un fenómeno denominado gentrificación verde que deja al margen de sus efectos positivos en la salud física y psicológica de las personas que pertenecen a las clases sociales más vulnerables.

Es un hecho evidente que la ecologización urbana mejora la calidad ambiental del aire, fomenta la realización de actividad física y favorece la creación de vínculos sociales más fuertes entre los residentes. Pero estos espacios verdes dan lugar, a la vez, a viviendas más atractivas, lo que hace que el precio de los inmuebles aumente. Es fácil suponer que, como consecuencia directa de ello, los colectivos más desfavorecidos no pueden hacer frente a los precios y la especulación inmobiliaria y acaban mudándose a otras zonas menos atractivas y con una calidad de vida más baja.

De esta forma, el proceso de gentrificación verde contribuye a perpetuar la pobreza y exclusión social de los colectivos más vulnerables, llegando a provocar tanto ruptura de los lazos sociales como un aumento del estrés crónico y una peor salud mental en estos residentes. «La gentrificación verde puede modificar el efecto que tiene en la salud la exposición a zonas verdes», explica Helen Cole, una de las investigadoras del estudio. Además, afirma que las ciudades más verdes no son justas y saludables por igual para todo el mundo. «Los profesionales de la salud pública abogan por la verdificación o ecologización y citan los beneficios en la salud sin tener en cuenta esas dinámicas, y sin contemplar las implicaciones de esa relación en la igualdad de salud en las ciudades», añade Cole.

Bajo la ética de la sostenibilidad medioambiental, la creación de espacios verdes genera un doble efecto negativo que no se había considerado hasta ahora en los planes de desarrollo urbano. «Antes, el factor económico era contrario al medioambiental, pero ahora, los grandes grupos inmobiliarios saben aprovechar la agenda verde de las ciudades», explica Isabelle Anguelovski, socióloga, geógrafa y una de las autoras del estudio.

Entonces, ¿dejamos de crear espacios verdes urbanos? Lejos de frenar los esfuerzos por mejorar la calidad ambiental de las ciudades, hay que hacer todo lo contrario. La solución al doble efecto de la gentrificación verde pasa por que estos proyectos se acompañen de «políticas que controlen la especulación inmobiliaria en la zona, promuevan las promociones de viviendas sociales y fomenten la creación de redes de apoyo entre los vecinos y comercios locales», añade Anguelovski. No hay duda de que el futuro de las ciudades sigue siendo verde… Pero también pasa por ser un espacio mejor para todos.