Social

Educación ambiental, clave para el futuro de nuestro planeta

Educación ambiental, clave para el futuro de nuestro planeta

¿Educamos lo suficiente a las futuras generaciones en valores relacionados con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente? ¿Qué papel juega la educación en el desarrollo y consolidación de una conciencia ambiental sostenible y la educación ambiental?

La educación es una herramienta fundamental en la construcción de un mundo más ético. Las escuelas e instituciones educacionales son el entorno más adecuado para que germine y florezca en las mentes de las futuras generaciones esa conciencia de respeto medioambiental que determinará la manera de comportarse y hacer negocios, virando hacia un enfoque circular y más sostenible.

Para que los niños se desarrollen de manera integral, es necesario que estén en contacto directo con el medio ambiente. Escaparse al campo, tocar los árboles, disfrutar de la playa, las olas y el mar, descubrir la flora y la fauna de cada entorno. Suena fácil, pero si tenemos en cuenta que la mayoría de la población mundial vive en entornos urbanos y que la tecnología se ha apoderado de todos, especialmente de los más pequeños, urge recuperar el vínculo con la naturaleza para que los niños y jóvenes aprendan a apreciarla.

La educación ambiental en las aulas es una de las maneras más efectivas de transformar la sociedad del mañana. El principal objetivo de esta materia es impartir conciencia ambiental, conocimientos ecológicos y actitudes y valores comprometidos con el medio ambiente para lograr un desarrollo sostenible. Pero, sobre todo, es una de las principales vías para garantizar el futuro de nuestro planeta.

Además de concienciar sobre el entorno que nos rodea, la educación ambiental debe tener como fin implicar a la ciudadanía y establecer compromisos reales. Es decir, es necesario materializar propuestas y acciones concretas para la conservación y recuperación de la naturaleza.

La solución más efectiva para alcanzar esta meta es promover la participación de todos los actores implicados. Ciudadanos, alumnos y profesores, pero también organizaciones. Naturaliza, de Ecoembes, pretende ser un ejemplo de ello. Se trata de un proyecto cuyo objetivo es fomentar una mayor presencia de educación ambiental en el sistema educativo español con el fin de que llegue a convertirse en una competencia obligatoria en un futuro cercano. ¿Cómo? Introduciendo, de forma transversal, en todas las etapas educativas conceptos como el cambio climático, la biodiversidad, la economía circular, la contaminación o el agua.

Organizaciones, docentes y centros educativos unen fuerzas en pos de esta meta común y como muestra de ello, en septiembre se llevará a cabo un proyecto piloto de Naturaliza en centros escolares de Educación Primaria de La Rioja y la Comunidad de Madrid para que toda la comunidad educativa pueda valorar conjuntamente si van por el buen camino.

La naturaleza y sus recursos son finitos. Cuidar y respetar el medio ambiente, siendo conscientes de la función que este juega en nuestras vidas y aprendiendo que no podemos darle la espalda y hacer caso omiso de las amenazas que lo ponen en peligro, es crucial para mantener un entorno verde del que podamos disfrutar todos –los que estamos, y los que vendrán–.