Innovación

Innovación social y otras ondas gravitacionales

Innovación social y otras ondas gravitacionales

Hoy en día, nadie duda sobre la oportunidad y la obligación que entraña ser un líder responsable: la posibilidad de transformar las organizaciones y la necesidad de establecer una escucha activa con sus stakeholders. Una manera de inspirar vías de conexión, como afirmó John Hagel, porque un líder sólido debe contar con las preguntas y respuestas adecuadas. Si no entiende los cambios que se están produciendo, los demás no lo seguirán, y es él el que debe inspirarlos en estos momentos. El líder tradicional siempre ha querido tener un control total. Ahora, los que mejor movilicen y motiven a los demás serán los más exitosos. Porque, como ya se oía en el Foro de Davos del pasado mes de enero, es necesario no dejar a nadie atrás. La IV Revolución industrial no es un sinónimo de exclusión y hay que evitar cualquier dicotomía entre ganadores y perdedores. No se trata solo de tecnología y negocio, sino de personas.

Así también lo ha mostrado la última edición del Barómetro de Confianza elaborado por la agencia de comunicación Edelman. El camino hacia la transformación nos exige pensar en el largo plazo y de manera inequívoca en la sostenibilidad en el tiempo de las compañías. Puede ser ilustrador hacer un recorrido por algunas de las cifras en términos de confianza que se extraen del barómetro y que apuntan cada vez con más decisión a la empresa como agente de cambio, para dar respuesta a la inequidad, el aumento de la población, el envejecimiento, la precariedad o las tensiones geopolíticas entre las que vivimos. Las empresas buscan crear actuaciones sociales perdurables en el tiempo, eficientes, que multipliquen el impacto y que conviertan el compromiso social empresarial en oportunidades.

El empleador es la nueva casa segura en la gobernanza global, con un 72% afirmando que confía en su propia empresa. El 64% cree, además, que una empresa puede tomar medidas que aumenten las ganancias y mejoren las condiciones económicas y sociales de la comunidad en la que opera. La credibilidad de los CEO ha aumentado además bruscamente siete puntos, subiendo al 44%, después de que varios líderes empresariales de alto perfil expresaran sus posiciones y posturas sobre temas de candente actualidad e interés global. En España, esta cifra alcanza el 45%, creciendo cinco puntos con respecto al año pasado. La creación de confianza (69%) es ahora el trabajo principal para los CEO, superando a la producción de productos y servicios de alta calidad (68%).

En términos de hacer sostenible el compromiso de las empresas, es importante resolver un problema social y que, al mismo tiempo, tenga un impacto positivo en la cuenta de resultados. Tiene, además, una consecuencia directa en la generación de alianzas, de cadenas de valor híbrido y, en definitiva, de otro concepto básico cuando hablamos de competitividad en las empresas: la colaboración. Este progreso se podrá acelerar si garantizamos la visión estratégica de los proyectos y posicionamos las actuaciones sociales como iniciativas clave para las organizaciones, capaces de ofrecer valor para la empresa y para la sociedad.

Recupero una frase de uno de los investigadores recientemente galardonados con el Nobel de Física que han trabajado en la demostración de la existencia de las ondas gravitacionales, ya adelantadas por Albert Einstein en su teoría de la relatividad: «No puedo predecir más, pero, sin duda, será algo fascinante».

Yo estoy segura de que este viaje de la transformación será fascinante. La ambición de Seres es tejer esa red entre sociedad y empresa. Somos casi 140 compañías unidas, porque entendemos que generar valor para la empresa y para la sociedad es la esencia de nuestras actividades. Involucramos a la alta dirección para que la responsabilidad social esté presente en la estrategia de la compañía. Cooperamos, nos juntamos por una vocación transformadora de querer ser un catalizador del cambio. Medimos los esfuerzos en lo intangible a través de la elaboración de herramientas. En cierta manera, nuestra misión es provocar que se salga de la zona de confort, pensando que hay que hacer más cosas de impacto, porque esto revierte en la compañía. Innovamos en acción social para acercarnos a campos inexplorados. Al igual que las ondas gravitacionales, nos dan un sentido, permiten saber qué está pasando allí, donde hasta ahora no veíamos nada, nos dan una idea de cómo se interrelacionan (impactan) los cuerpos en el universo y, sobre todo, permitirán reconstruir qué sucedió en el punto de origen, si las causó una estrella o un agujero negro, qué propiedades tienen esos cuerpos y entender mejor esas tempestades en el espacio-tiempo.