Social

¿Sabes cuántos litros de agua se consumen para fabricar unos vaqueros?

¿Sabes cuántos litros de agua se consumen para fabricar unos vaqueros?

Aunque nacieron como ropa de trabajo pensada para los mineros del oeste americano, los pantalones tejanos, blue jeans o, simplemente, vaqueros, se han convertido en una de las prendas más utilizadas del mundo. Pitillo, de campana, desgastados, rotos… Los vestimos a diario en sus diferentes formas y colores. Pero, más allá de su precio, ¿sabemos cuánto cuesta –ecológicamente– vestir unos vaqueros? Según un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), sí: entre 2.130 y 3.078 litros de agua por pieza fabricada.

Las cifras arrojadas por la investigación –realizada con el apoyo del Observatorio del Agua de la Fundación Botín– alertan sobre el gran impacto que el sector textil tiene en los recursos hídricos del planeta. En este caso, se trata de la industria del algodón, materia prima principal de los tejanos y de uso habitual en otras prendas, tanto de ropa como para el hogar. De hecho, según los datos incluidos en este mismo informe, el cultivo de esta planta supone más del 3% del agua que se consume en el mundo. La alta demanda del tejido ha hecho que también aumente la cantidad del terreno destinada a su producción, que supera en la actualidad los treinta y cuatro millones de hectáreas.

Solamente con abrir nuestros armarios y sumar, podemos hacernos una idea de lo que supone la fabricación de este producto textil, utilizado por personas de todos los géneros y edades. Según las cifras oficiales del INE, cada español gasta al año una media de 557 euros en moda, y los tejanos son una de las prendas fetiche en las que invertir. La Escuela de Administración de Empresas (EAE), concluía en un estudio que la compra de pantalones vaqueros –especialmente, los más baratos– es más de dos tercios del total del dinero que los hombres españoles gastan al año renovar su guardarropa.

La calidad de los tejidos y la durabilidad de las prendas, así como la visión de la moda como algo que cambia cada temporada tiene mucho que ver en un concepto bautizado como fast fashion, en semejanza a la comida rápida. Un modelo poco sostenible que afecta a todo el planeta: la industria textil es la más contaminante del globo, solamente superada por la del petróleo. Los avances en ecodiseño, el reciclaje y la apuesta por otras materias primas son algunas de las claves para minimizar el impacto ecológico de la producción y luchar contra el cambio climático desde la industria. Desde Ecoembes, a través del certamen El Laboratorio, se impulsa la investigación de diferentes tejidos elaborados a partir de materiales reciclados que demuestren que es posible fabricar prendas de gran calidad y estética cuidada a partir de desechos cotidianos, como botellas de plástico. Por ejemplo, en la última edición, la diseñadora María Clè elaboró Cristalinos, una colección con más del 80% de tejidos procedentes del reciclaje.

Sin embargo, si se continúa apostando por el algodón para confeccionar los pantalones vaqueros, la solución puede pasar por un cultivo y producción eficiente: un modelo intensivo y con mejor rendimiento supondría una reducción notable del gasto de recursos hídricos. La investigación sobre nuevas formas de aprovechamiento de agua de mar para el cultivo o la implantación de sistemas de riego más eficientes tendrán mucho que ver en el proceso necesario para convertir los armarios en hogar de unos green jeans.