Tu entorno

La España que se ahoga

La España que se ahoga

Las últimas predicciones auguran un aumento, aún mayor, del nivel del mar este siglo si no tomamos medidas contra el cambio climático. España podría perder gran parte de su costa actual.

Aunque España no tiene la dramática situación de los Países Bajos (su propia denominación explica el porqué), la Península es un territorio especialmente vulnerable a los efectos del calentamiento global y, más concretamente, a la subida del nivel del mar.

Aumento del nivel del mar en España

El grosor del Ártico se ha reducido a casi la mitad en las últimas décadas, y desde comienzos del siglo pasado, las aguas se sitúan 19 centímetros más arriba. Esta tendencia, como alertan los expertos, se va a acelerar dramáticamente en este siglo: según un estudio de la Universidad de Southampton, el nivel del mar podría aumentar hasta los tres metros antes del 2100.

Es un escenario muy desfavorable, pero perfectamente posible, más aún si tenemos en cuenta que los científicos del Royal Netherlands Meteorological Institute acaban de alertar de que el derretimiento de la Antártida podría darse más rápido de lo que se pensaba hasta ahora, y la comunidad científica ha rebajado a 1,5 grados el aumento de temperatura máximo permisible este siglo para no llegar a un punto de no retorno.

En todo caso, esos tres metros se refieren a las regiones de mayor subida, si bien nuestro país se vería muy afectado, al estar rodeado de agua en sus dos terceras partes, y podría perder buena parte de su territorio costero actual, lo que supondría un éxodo de grandes masas poblacionales.

Tal y como ha publicado recientemente la revista científica Nature, las ciudades más vulnerables son Santa Cruz de Tenerife, Bilbao, Alicante, Santander, Las Palmas, Cádiz y Gijón, todas ellas a menos de 10 metros sobre el nivel del mar.

Las ciudades más vulnerables son Santa Cruz de Tenerife, Bilbao, Alicante, Santander, Las Palmas, Cádiz y Gijón

Los científicos de Climate Central elaboraron un mapa del mundo dinámico en 2017, que simula el estado de las costas si se cumplen las predicciones. Gran parte de la ciudad de Barcelona quedaría anegada. Dos años antes, el panel de expertos en cambio climático de la ONU (IPCC) advertía de que gran parte de las playas del litoral catalán perderían hasta 80 metros de anchura este siglo. El mapa dinámico muestra cómo algunos barrios interiores de Valencia, como Malilla y la Ciudad de las Artes y las Ciencias, quedarían fuertemente expuestos a frecuentes inundaciones. Y Guipúzcoa perdería un tercio de sus playas. Una de las zonas más vulnerables de nuestro país es el Delta del Ebro: según los estudios mencionados, desaparecería si se cumplen las proyecciones sobre aumento del nivel del mar.

No debemos pensar que todo esto son estimaciones futuras. El nivel del mar ya está subiendo (en 2015 Greenpeace advirtió de que el litoral de Málaga ya había remitido en unos 30 centímetros), con lo cual no hay motivo para no tomar medidas desde ya mismo. La comunidad científica coincide en una única solución para frenar el avance imparable del mar sobre nuestras costas: reducir las emisiones que provocan el calentamiento global y, por ende, el deshielo de los polos, principal origen del aumento del nivel del agua que cubre nuestro planeta.