Social

Deporte sostenible: El deporte rey se pone la camiseta verde

Deporte sostenible: El deporte rey se pone la camiseta verde

Decía el pianista ruso Dmitri Shostakovich que el fútbol era el ballet de las masas. Si eso lo pensaba a mediados del siglo pasado, lejos de quedar desfasadas, sus palabras tienen hoy más sentido que nunca. A nivel mundial, el fútbol es un negocio que goza de una salud de hierro: según las cifras manejadas por la consultora Deloitte, mueve más de 500.000 millones de euros al año. El mercado de fichajes y los derechos televisivos o publicitarios son solo algunos de los puntales financieros del deporte rey. Pero, ¿qué puede hacer la industria del balón para proteger el medio ambiente y llegar a ser un deporte sostenible?

La influencia, tanto de los clubes de fútbol como de sus jugadores, en la opinión pública es enorme. Cualquier palabra, gesto o decisión es amplificada por sus millones de seguidores en redes sociales y ocupa cada día un valioso espacio en los medios de comunicación, no solamente deportivos. Más allá de usar ese altavoz para llegar a los aficionados con fines publicitarios, cada vez son más clubes los que deciden aprovecharlo para concienciar a sus seguidores sobre graves problemas como el cambio climático.

¿Cómo puede llegar a ser el fútbol un deporte sostenible?

Pero, ¿cómo unir dos mundos a priori tan lejanos? Por ejemplo, haciendo que tus forofos ayuden a limpiar de plástico los océanos mientras visten la camiseta de su equipo. Hace unos meses, en plena pretemporada, el Real Madrid presentaba en Nueva York su tercera equipación para la temporada 2018-2019. En medio de los flashes, el club anunciaba una importante novedad de las prendas: se habían fabricado con plástico reciclado procedente del mar en colaboración con la organización social Parley For The Oceans. Precisamente, se eligió el tono coral para la equipación como recuerdo a los arrecifes tan amenazados por la contaminación y el calentamiento global. Una medida con impacto mediático y social, teniendo en cuenta que se trata de uno de los clubes que más camisetas vende del mundo, superando los dos millones de unidades.

Clubes de primera división ya visten equipaciones fabricadas con residuos recogidos del mar

La apuesta por este tipo de material para confeccionar las elásticas lleva ya varias temporadas sobre el terreno de juego. Desde el año 2010, la marca Nike –una de las grandes fabricantes a nivel mundial y responsable de las equipaciones de las selecciones de Francia, Brasil o Portugal y de equipos como el FC Barcelona, el Atlético de Madrid o el Chelsea– ya presentó sus nuevos modelos de camisetas confeccionados con tejidos sostenibles. El poliéster que conforma las prendas procede, en su totalidad, de material reciclado, y en su fabricación se consume hasta un 30% menos de energía que en el proceso tradicional. Cada conjunto está hecho con tejido procedente de unas trece botellas de plástico, una cantidad que se traduce en millones de envases reciclados cada año.

Fuera del terreno de juego, el Deportivo de la Coruña también se sumó recientemente a estas iniciativas para limpiar los océanos de plástico. En noviembre del pasado año, el club coruñés anunciaba que la nueva ropa de calle de sus jugadores estaría confeccionada por Ecoalf, una marca de moda pionera en sostenibilidad e innovación que fabrica sus prendas con materiales reciclados procedentes del mar gracias al proyecto Upcycling the oceans, que lleva a cabo en colaboración con Ecoembes. Un anorak, una americana reversible, dos suéteres de estilo casual, un polo, un pantalón chino y unas zapatillas deportivas conforman el fondo de armario (sostenible) de los jugadores del club gallego, que con ello se suma a los equipos que quieren ganar el difícil partido contra el cambio climático.