Economía circular

Los ODS un trienio después

Los ODS un trienio después

Tres años después de que los líderes mundiales adoptaran los Objetivos de Desarrollo Sostenible, España no solo sigue sin alcanzar ninguno, sino que ha retrocedido en la reducción de las desigualdades y en la cooperación y las alianzas. ¿Seremos capaces de cumplir la agenda global?

Los ODS en los que España tiene mejores perspectivas son salud, igualdad, agua, energía asequible y renovable y acción climática.

Antes de analizar cómo está España en materia de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), es importante considerar cuál es el escenario en el plano internacional. Porque evaluar la situación en términos absolutos y relativos es necesario, pero, sobre todo, porque hemos de tener en mente que la consecución de los ODS no es un deber aislado de los países, sino que ha de ser un esfuerzo conjunto y coordinado. Retos como la acción climática (ODS 13), por ejemplo, tienen un componente de gobernanza global incuestionable.

A la conclusión que llegan todos los grupos de interés es que el ritmo con el que se están implementando estrategias, iniciativas y medidas concretas es insuficiente. Incluso hay objetivos, como la reducción de las desigualdades (ODS 10), en los que, en vez de avanzar, estamos retrocediendo. Si hiciésemos una proyección lineal sobre lo que se ha hecho en los últimos tres años en pos de la Agenda 2030, podríamos determinar que los ambiciosos ODS serán un compromiso incumplido. Es por ello por lo que la palabra «urgencia» es absolutamente inherente a la acción en materia de ODS.

España, por su parte, se sitúa en el puesto 25 (de 156) en cumplimiento de los ODS, según el SDG Index & Dashboards. Si partiésemos de la hipótesis de que, a mayor riqueza –medida en términos de producto interior bruto (PIB)–, mayor desarrollo sostenible, España debería subir hasta el puesto 14 de avance de los ODS, posición que ocupa en el ranking de PIB mundial. Son los sospechosos habituales, los países nórdicos y otros estados europeos los que se encuentran más cerca del objetivo. Los ODS en los que España parece tener mejores perspectivas son salud (ODS3), igualdad de género (ODS5), agua y saneamiento (ODS6), energía asequible y renovable (ODS7) y acción climática (ODS13).

A nivel operativo, España presentó el pasado mes de julio su Voluntary National Review (VNR) en el High Level Political Forum de Nueva York –junto a otros 45 países, que se suman a los 77 que ya lo habían hecho en 2016 y 2017– como base de partida para implementar una estrategia-país capaz de aumentar la prioridad de esta iniciativa en la agenda política.

En paralelo al VNR, se ha aprobado un Plan de Acción para la Implementación de la Agenda 2030, con 9 políticas palanca y 10 medidas transformadoras, como paso previo a una futura Estrategia 2020-2030 de Desarrollo Sostenible.

En el marco de la gobernanza, este año 2018 se ha creado un Alto Comisionado para la Agenda 2030, una nueva Oficina para la Agenda 2030 y un Consejo de Desarrollo Sostenible de carácter consultivo. Además, se ha adaptado el Grupo de Alto Nivel para la Agenda 2030 (GAN) al nuevo esquema ministerial; se han identificado puntos focales por ODS en la Administración General del Estado; se ha creado un mecanismo de articulación entre los tres niveles de las administraciones públicas, y se ha puesto en marcha una Comisión mixta Congreso-Senado para los ODS.

España ha puesto las primeras piedras en el camino para la consecución de los ODS, pero necesita toda la voluntad política y el apoyo de las empresas, las organizaciones del tercer sector y la sociedad para acelerar el paso y convertirlo en una carrera de fondo.