Tu entorno

La pesca sostenible se hace un hueco en Costa Rica

La pesca sostenible se hace un hueco en Costa Rica

La república centroamericana ha lanzado la primera estrategia en el mundo para la pesca sostenible de especies acuáticas que viven cerca de la superficie. El objetivo es mejorar las técnicas de captura de peces como atunes, doradas y espadas en sus costas.

El palangre es una cuerda larga y gruesa de la que, cada cierto tramo, penden unos ramales, normalmente de plástico, con anzuelos en sus extremos. En el caso de la pesca de pelágicos, esto es, las especies acuáticas y poblaciones de peces que viven cerca de la superficie, los palangres se dejan flotando sobre las aguas.

Este método de pesca, totalmente artesanal, y cuidadoso con el fondo marino, sigue siendo sumamente eficaz, y por eso siguen empleándolo muchos países pesqueros con pocos recursos tecnológicos, como es el caso de Costa Rica, y es una buena conducta para la pesca sostenible.  La república centroamericana, por su clima, sus playas y su espectacular vegetación, amén de tener una de las biodiversidades más ricas y menos explotadas del mundo, se ha convertido en los últimos años en un destino turístico de moda.

Sus gobernantes siguen valorando los recursos naturales costarricenses como su bien más preciado.  Esto es debido a la economía que genera un destino vacacional de referencia y el alimento y la industria que procura a sus propios habitantes. Una muestra es el hecho de que el Ministerio de Agricultura y Ganadería y el de Ambiente y Energía hayan unido fuerzas. Tratan de poner en marcha un plan que garantice que la pesca de pescado y marisco con palangre de pelágicos, la más extendida, sea sostenible en el tiempo y respetuosa con las especies, sin causar impacto ambiental.

Costa Rica anuncia un plan para garantizar la pesca sostenible

Para ello, Costa Rica anunció recientemente medidas en cuanto a desarrollo sostenible a través del proyecto Plataforma Nacional de Pesquería Sostenible de Grandes Pelágicos.  Este proyecto está auspiciado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la participación de los sectores públicos y privados que conforman la cadena de pesca palangrera.

El plan, que se ejecutará durante diez años, cuenta con tres ejes de trabajo.  El primero de ellos impulsará una serie de proyectos de pesquerías de precisión que establezcan un sistema de información biológica, socioeconómica y de productividad. El segundo consiste en un grupo de actividades que permitan la coordinación dirigida de la pesca de grandes pelágicos, apoyada en las capacidades científicas y de gestión. La actividad de este tipo de pesca a nivel nacional está constituida por alrededor de 400 barcos y cada uno puede llevar entre 5 y 8 personas. Esto constituye una población de alrededor de 2.000 a 3.200 personas que trabajan directamente en el sector.

El tercer eje del proyecto, en fin, busca posicionar en el mercado internacional la oferta costarricense de productos sostenibles y de alta calidad de grandes pelágicos. La iniciativa pretende así mismo solucionar una serie de debilidades en los procesos de captura y comercialización de especies pelágicas:

  • La falta de información científica para saber dónde pescar.
  • Los viajes cada vez más largos, que suponen más tiempo en el mar, por las variaciones ambientales del cambio climático.

El PNUD ha desarrollado este modelo de trabajo conjunto en otros once países de Latinoamérica, Asia y África. La plataforma de pesca costarricense es la primera del proyecto Cadenas de Comercialización Sostenibles de productos del Mar, que también se desarrolla en Filipinas, Indonesia y Ecuador.