Tu entorno

El océano a través de los documentales de Jean-Jacques Mantello

El océano a través de los documentales de Jean-Jacques Mantello

Mantello es considerado uno de los grandes pioneros del cine submarino en tres dimensiones. Con su trabajo, pretende mostrar la belleza que esconden los océanos, y, a su vez, alertar sobre las amenazas que los acechan.

«El mar es la gran reserva de la naturaleza. El mundo, por así decirlo, comenzó en el mar, y quién sabe si no terminará en él». Aunque podría pertenecer a cualquier activista actual que luche por la preservación de los océanos, esta frase fue escrita en 1869 por el escritor Julio Verne en 20.000 leguas de viaje submarino, una de sus obras más conocidas. La novela, además de una trepidante historia de aventuras, es un canto a la belleza que habita bajo el agua. Con la descripción detallada de impresionantes paisajes y criaturas, el autor despertaba la capacidad de imaginar un abrumador mundo submarino que, en el siglo XIX, parecía imposible de contemplar por la inmensa mayoría de los lectores.

Siglos después, la tecnología ha permitido que la imaginación no sea el único recurso si queremos acercarnos al fondo de los mares. Cada año se ruedan decenas de documentales que permiten admirar la riqueza ecológica de los mares y océanos y ayudan a concienciar de la importancia de conservarla para las próximas generaciones. Y, si hablamos de cine submarino, el nombre de Jean-Jacques Mantello se ha ganado un lugar destacado en todas las listas.

Mantello es uno de los directores más importantes del mundo documental por sus trabajos bajo el agua y, además, es considerado uno de los grandes pioneros del cine submarino en tres dimensiones. El último trabajo del cineasta francés, Wonders of the sea 3D, fue presentado por el actor Arnold Schwarzenegger en el festival de cine de San Sebastián en 2017. El gobernador de California, muy comprometido con la protección medioambiental, es el productor y narrador del documental –co-dirigido por Mantello y Jean-Michel Cousteau, el hijo de Jacques Cousteau– en el que se muestran las impresionantes imágenes grabadas a lo largo de un viaje de tres años entre las islas Fiji y las Bahamas llevado a cabo por la familia del reconocido oceanógrafo.

«Cuando vayas a esquiar y juegues con tu hijo a arrojaros bolas de nieve, recuerda que lo que estáis arrojando es océano. Todos estamos conectados con un único sistema de agua del que dependemos por completo. Si no hay agua, no hay vida, y yo he logrado que hoy miles de niños digan que el agua es vida», afirmaba Jean-Michel Cousteau en una entrevista. Él y Mantello, de hecho, aprovecharon la cinta para despertar la conciencia del gran público sobre la protección del océano a través de imágenes espectaculares y educativas.

No era la primera vez que Mantello se embarcaba en un proyecto así. Su cinta Ocean World 3D (2009), también presentada en San Sebastián, obtuvo un gran éxito entre los amantes del cine documental. En él, Marion Cotillard pone la voz a una tortuga que guía a los espectadores en un viaje entre bosques de algas y arrecifes de corales y los acompaña en el descubrimiento de decenas de especies submarina. El film recoge imágenes de los bailes de las mantarrayas, los tiburones, los delfines o los cetáceos más grandes del mundo en lo que es considerado un homenaje cinematográfico a la protección del océano.

Los océanos absorben el 30% de las emisiones globales de dióxido de carbono

Los océanos absorben, aproximadamente, el 30% de las emisiones globales de dióxido de carbono y el 80% del calor generado por los gases efecto invernadero. Son, además, el gran pulmón de la Tierra. Sin embargo, se ven amenazados por el calentamiento global y por el exceso de plásticos que se acumulan en ellos en todas sus formas y tamaños. Los documentales de Jean-Jacques Mantello, además de ser un canto a la sobrecogedora belleza del fondo de los mares, son también un grito para conservarlos y que las próximas generaciones puedan seguir disfrutando del gran azul en vivo y no solamente a través de la pantalla.