Innovación

The Internet of Cows: la ganadería inteligente

The Internet of Cows: la ganadería inteligente

Desde la irrupción de Internet en nuestro día a día, allá por los años 90, las relaciones humanas han cambiado radicalmente. La inmediatez y la ruptura de las barreras físicas permite que la información y comunicación fluya más rápido, más lejos y en mayor cantidad.

Con el avance de estas tecnologías, poco a poco también ha variado la manera en la que interactuamos con los objetos. Gracias al conocido “Internet de las Cosas”, lavadoras, básculas, relojes e incluso cepillos de dientes nos confieren información a distancia sobre nuestros hábitos o sobre el estado de nuestros hogares, entre otros. Pues bien: ahora, la revolución digital también ha llegado a los animales.

La startup BovControl es una de las pocas empresas del mundo que ha decidido aplicar el Internet de las Cosas a un sector muy específico: el de la ganadería bovina. Definido por sus creadores como el Internet de las Vacas (del inglés, The Internet of Cows) la tecnología desarrollada por una pequeña empresa brasileña permite recolectar y analizar los datos sobre las vacas y maximizar así la producción de carne y de leche.

Esta app está diseñada para funcionar de manera sencilla. En primer lugar, los ganaderos indican en el móvil los datos más básicos sobre la vaca, como la fecha de nacimiento, el peso, o si se le suministra algún tipo de medicación. Luego, a través de complementos –que pueden ser tan básicos como un pendiente de identificación, hasta tan sofisticados como un collar que calcula la temperatura y la ubicación–, BovControl recopila información extra que permite hacer predicciones. Por ejemplo, si una vaca está embarazada o enferma, o si la calidad de la leche es mala, la aplicación se lo notificará al ganadero.

Si una vaca está embarazada o enferma, o si la calidad de la leche es mala, la app se lo notificará al ganadero

El traslado de esta tecnología al entorno rural es indudablemente un impulso para acabar con la brecha digital que separa las grandes urbes del campo. Asimismo, dota al sector, donde la demanda de productos orgánicos no para de crecer, de una mayor sostenibilidad.

En este sentido, iniciativas como BovControl no solo incrementan el beneficio de la explotación, sino también promueven un modelo de negocio más responsable con el medioambiente. Y es que el monitoreo de las vacas reduce considerablemente la posibilidad de que uno de los animales se extravíe o se contagie o de que haya superproducción, y permite detectar las mejores calidades de la leche y la carne. En vistas de las propuestas de este proyecto habrá que esperar a que otros animales adquieran esta inteligencia (artificial).