Innovación

Así serán las 9 islas verdes de Dinamarca

Así serán las 9 islas verdes de Dinamarca

En 2022 Dinamarca construirá 9 islas verdes artificiales en las costas de Copenhague destinadas a la producción de energías renovables, a la gestión de residuos y a la protección de la biodiversidad. Se espera que el proyecto Holmene resulte en una reducción anual de 70.000 toneladas de CO2 y en la creación de 12.000 puestos de trabajo.

No hay país que se resista a la idea de tener su propio Silicon Valley, pero si hay un país en Europa que pueda hacer justicia al distrito de San Francisco es Dinamarca. Para ello, el Gobierno danés se ha propuesto crear un centro de negocios a 10 km de la costa de Copenhague: mar adentro. El proyecto Holmene tiene la clara intención de convertirse en una alternativa de crecimiento sostenible para un país que dispone tan solo de 43.000 km2 habitables.

Holmene es la palabra danesa para referirse a islote, y eso es precisamente lo que la municipalidad de Hvidovre, principal promotora del proyecto, quiere construir para darle un impulso al futuro de su economía: nueve islas levantadas sobre tres millones de metros cuadrados de suelo nuevo, de los que 700.000 estarán reservados a espacios naturales. El nuevo territorio contará con 17 km de costa. Para su construcción, se utilizarán materiales y tierra sobrante de obras de metro y otros proyectos que se llevarán a cabo en los próximos treinta años a lo largo y ancho del país, priorizando siempre los de las zonas más cercanas para evitar un incremento de su huella de carbono.

Este ambicioso proyecto está planteado para que una de las islas se convierta en la mayor planta de reciclado de residuos del norte de Europa. Las aguas residuales y otros desperdicios de 1,5 millones de residentes de la región de Copenhague se filtrarán y reciclarán, convirtiéndose en agua limpia y biogás. Además, las islas contarán con molinos de viento que contribuirán a reducir el CO2 anual en, al menos, 70.000 toneladas gracias a la producción de 322.000 MWh de energía limpia. Esto es, el equivalente al consumo del 25% de la población de la capital danesa.

Las islas tendrán espacio para alojar 380 nuevos negocios que podrían llegar a emplear a más de 12.000 personas, lo que aumentaría el PIB de Dinamarca en unos 8.000 millones de euros. Para facilitar la movilidad dentro de las islas, además, se construirán 18 km de carriles bici y cada uno de los islotes de Holmene contará con un «cinturón verde» entre la costa y su centro urbano o de actividad.

Pero Holmene no será solo una ampliación del territorio danés ni centro neurálgico del crecimiento sostenible del país. Estos nueve islotes también servirán como «muro de contención» de los efectos del cambio climático, ya que actuarán como una barrera de protección contra inundaciones. Para proteger la costa danesa de tormentas y del aumento del nivel del mar, se construirán diques de 5,5 metros de alto.

Para proteger la costa danesa de tormentas y del aumento del nivel del mar, se construirán diques de 5,5 metros de alto

El Gobierno de Dinamarca apuesta fuertemente por este distrito de negocios verde, aunque su aprobación aún tiene que ser refrendada por el Parlamento. La inversión total necesaria para hacer de Holmene una realidad son 425 millones de euros y, si todo continúa el cauce previsto, se espera que en 2022 se empiece la construcción de Holmene y en 2040 esté terminado y listo para su uso y disfrute.