Social

El impacto del cambio climático en los niños y niñas

El impacto del cambio climático en los niños y niñas

En el informe Unless we act now de UNICEF se hace una afirmación rotunda: en la próxima década, el cambio climático afectará a unos 175 millones de niños al año. ¿Qué consecuencias tendrá esto en sus vidas y oportunidades?

El cambio climático tendrá cada vez más consecuencias sobre todos los seres humanos, pero los niños se verán afectados de manera desproporcionada, especialmente donde la pobreza sea más aguda, ya que implica más sequías, inundaciones, olas de calor y otros fenómenos meteorológicos extremos que degradan la producción de alimentos y contribuyen a la creciente propagación de la desnutrición, el paludismo y la diarrea, principales causas de mortalidad infantil. Unos 500 millones de niños y niñas viven en zonas con alto riesgo de inundación y 160 millones habitan en lugares donde las sequías son cada vez más frecuentes y severas.

Para ellos, el cambio climático puede generar un círculo vicioso: un niño privado de agua y de un saneamiento adecuado sufrirá más en caso de una inundación, una sequía o una fuerte tormenta, ya que tendrá menos probabilidades de recuperarse y correrá un riesgo mayor durante una crisis posterior. Cuando una familia pierde sus medios de subsistencia y se ve obligada a migrar tras un desastre relacionado con el clima, los niños quedan expuestos a la explotación, la violencia y el abuso. En definitiva, los niños y niñas, que son quienes menos responsabilidad tienen en el problema, pagarán el precio más alto. De hecho, ya lo están haciendo: cuatro de cada cinco enfermedades, lesiones y muertes atribuibles al cambio climático las sufren ellos.

Su desarrollo biológico, el mayor consumo energético y metabólico, su comportamiento social, su mayor expectativa de vida, así como el hecho de que estén prácticamente ausentes en los espacios de toma de decisiones, los coloca en una posición de especial vulnerabilidad y explica, a su vez, por qué deben situarse en el centro de la respuesta.

Los niños, especialmente los más pequeños, y las mujeres embarazadas son muy vulnerables a la subida de las temperaturas. El riesgo de parto prematuro durante el último mes de embarazo aumenta un 20% si la madre ha estado expuesta a temperaturas extremas y los bebés prematuros pueden sufrir secuelas en su desarrollo neurológico y problemas en su función respiratoria y crecimiento. El calor extremo causa también las hospitalizaciones de niños menores de 14 años por causas gastrointestinales o enfermedades respiratorias.

España es uno de los países europeos más afectados por el cambio climático. Según el ritmo actual de crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) podríamos llegar a sufrir aumentos de temperatura de 5 grados centígrados para 2050. Por ello, nuestro país debe abordar el cumplimiento del Acuerdo de París y promover una Ley de Cambio Climático y Transición Energética acorde al nivel de desafíos existentes, sea cual sea el escenario político.

La Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 establece que quizá seamos la primera generación que pueda erradicar lapobreza, pero, sin duda, la última que puede salvar el planeta. La evidencia científica en torno a la lucha contra el cambio climático apunta con claridad a que tenemos un periodo de tiempo muy corto para actuar.