Innovación

Tu huella, tu bosque

Tu huella, tu bosque

En octubre de 2018 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) dio un ultimátum a gobiernos, empresas y al conjunto de la sociedad civil: el calentamiento global no puede superar los 1,5 grados o de lo contrario los efectos del cambio climático serán «duraderos o irreversibles». Un mes después, durante la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Clima de Katowice (COP24), la Unión Europea adoptó su visión estratégica a largo plazo para lograr una Europa climáticamente neutra para 2050, en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, en especial, con el número 13, dedicado a la acción por el clima.

La estrategia de la UE hace referencia a las «profundas transformaciones económicas y sociales» que son necesarias para lograr un objetivo tan ambicioso y lanza un llamamiento a «todos los sectores de la economía y la sociedad». Para neutralizar las emisiones de efecto invernadero no son solo necesarias nuevas políticas y legislaciones, Europa tiene claro que las empresas –tanto pymes como grandes multinacionales– tienen que cambiar gran parte de su modelo productivo y aplicar medidas más verdes. Es aquí donde nacen nuevos proyectos como ReTree enfocados a ayudar a las empresas a ser menos contaminantes.

ReTree es una startup ubicada en Madrid que ofrece a las empresas herramientas para anular sus emisiones contaminantes. Están especialmente enfocados en el sector difuso, es decir, «las actividades no sujetas al comercio de derechos de emisión y por tanto, aquellos sectores menos intensivos en el uso de la energía», explica el Ministerio para la Transición Ecológica. Este sector, además de estar formado en muchas ocasiones por pymes con menos recursos económicos que las empresas más grandes para invertir en departamentos de sostenibilidad, es el responsable del 62% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero de España, según datos del Ministerio. Para anular esas emisiones, ReTree utiliza un programa dividido en tres partes: calcula la huella de carbono, elabora un plan de eficiencia energética y planta un bosque.

Pérez de Ayala: «Además del ahorro energético y de emisiones hay un ahorro económico»

La huella de carbono es el indicador medioambiental que mide el total de gases de efecto invernadero emitidos de manera directa e indirecta por las actividades, en este caso, de una empresa. Haciendo este cálculo, lo que se consigue es «medir el problema», explica Pedro Pérez de Ayala, fundador de ReTree, en un vídeo de su página web. Con el dato de la huella de carbono elaboran el plan de eficiencia energética con aquellas medidas que ayuden a reducir el consumo energético de la compañía. «Además del ahorro energético y de emisiones, hay un ahorro económico», subraya Pérez de Ayala. El último paso para lograr que una compañía sea neutra nace de la imposibilidad de no contaminar absolutamente nada. Por eso, ReTree planta un bosque cerca de la empresa para que los árboles absorban las emisiones que no se pueden dejar de emitir. Cuanto mayor sea la huella de la compañía, mayor tendrá que ser el bosque, y viceversa.

Mientras que ReTree se centra en las empresas, cada vez hay más proyectos que buscan involucrar a los ciudadanos en el cuidado del medio ambiente. Un ejemplo sería Lilo, un motor de búsqueda online que ya cuenta con más de 670.000 usuarios y que funciona como sus equivalentes, pero con una diferencia esencial: el 50% de los ingresos recaudados se destinan a proyectos medioambientales y sociales. Además, aseguran desde la compañía, Lilo no recopila ni vende los datos de sus usuarios. Gooddeed, PiperLab, Faberin, Ecosia… junto a las dos iniciativas mencionadas –y a muchas más que ya están y que vendrán– son solo algunos ejemplos de una multitud de proyectos creados para combatir la contaminación del aire que respiramos.