Especial COP25

Qué se decidirá en la COP25

Qué se decidirá en la COP25

La COP25 de Madrid, pero con la presidencia de Chile, será una cumbre bastante especial, dado que es la última COP antes de la entrada en vigor del Acuerdo de París. Desde la COP21 de 2015, este tipo de reuniones anuales han ido preparando el terreno para la llegada de este acuerdo, que marca las bases del futuro en la lucha contra el cambio climático. Así fue especialmente en las dos últimas: COP23 (2017, Bonn) y COP24 (2018, Katowice). Aunque se han producido ya importantes avances, será en la de este año, en Madrid, donde se cerrará definitivamente toda la reglamentación y mecanismos para la puesta en marcha del Acuerdo de París. De ahí la importancia de esta cumbre.

Por otro lado, se esperan importantes anuncios de diferentes países y regiones del mundo sobre el aumento del compromiso con la reducción de emisiones. Cada país firmante del Acuerdo de París tiene la obligación de presentar a Naciones Unidas su Declaración Voluntaria de Emisiones. Muchos países ya lo han hecho, pero la comunidad científica ha advertido de que estos compromisos no serán suficientes para mantener el incremento de temperatura por debajo de los dos grados. Más bien al contrario, se podrían llegar a incrementos de tres y cuatro grados.

Por ello, son muchos los países que están revisando sus primeros compromisos. De hecho, el Acuerdo de París prevé revisiones de dichos compromisos cada cinco años, dependiendo de la evolución de los impactos climáticos y las recomendaciones del mundo científico, representado por el IPCC.

Las tareas pendientes que ha de resolver la COP25 dependen en gran medida de lo que se quedó pendiente en la COP24 y de lo que ya se aprobó en ella:

En la COP24 de Katowice se avanzó en lo siguiente: los representantes de 197 países pactaron una buena parte del denominado “libro de reglas” que regirá la lucha contra el calentamiento global durante las próximas décadas. El acuerdo final incluyó una referencia al informe científico que apela a la importancia de acometer cambios “urgentes y sin precedentes” para limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 grados, tras una gran controversia que amenazó con frustrar la cumbre.

Otras medidas y acuerdos fueron: normas para la realización del diagnóstico global que se realizará en 2023, lanzamiento del proceso para la aprobación de un nuevo objetivo de financiación climática global en 2025, aprobación de medidas para mejorar la información y las actuaciones de adaptación al cambio climático, creación de un Comité de Cumplimiento del Acuerdo de París, y aprobación de tres importantes declaraciones sobre transición justa, movilidad eléctrica y bosques.

En la COP25 se tratará:

  • Cierre definitivo del “libro de reglas” de implementación del Acuerdo de París a partir de 2020.
  • Aumento de los compromisos nacionales para la reducción de las emisiones de C02 (hay que recordar que las emisiones mundiales de Gases de Efecto Invernadero aumentaron en 2018 un 2,7%).
  • Avanzar en los mecanismos del mercado de carbono sobre la base de un sistema común
  • Fijar definitivamente los mecanismos para hacer posible la financiación para los países pobres de unos 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 de manera que puedan acometer un desarrollo sostenible y bajo en carbono, y adaptarse a los efectos del cambio climático.
  • Medidas y caminos para la descarbonización de la economía.