Especial COP25

COP25: Toca hablar de finanzas y economía

COP25: Toca hablar de finanzas y economía

Ayer fue el Día de las Finanzas Sostenibles en la COP25, y por ello muchos países anunciaron la presencia de sus ministros de hacienda y economía para articular mecanismos que permitan la transición climática y las inversiones en sectores sostenibles y bajos en carbono. Son muchos los flecos que hay que ir limando en materia financiera en esta cumbre ¿Qué es realmente una inversión sostenible? ¿quién pondrá el dinero para financiar la transición ecológica? ¿qué tipo de fiscalidad verde tendrá que existir?

Por este motivo, ayer tuvo lugar en la COP25 la reunión de la Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática. Los ministros debatieron la forma de movilizar y garantizar la financiación para el clima, con el fin de permitir la aplicación de planes nacionales sobre el clima, nuevos y mejorados. El jefe de la delegación de la Alianza ACT, Mattias Söderberg, señaló que: “todos los países deben aumentar su ambición climática. No hay alternativa, ya que el mundo se enfrenta a una emergencia climática. Sin embargo, los países en desarrollo sólo podrán hacer lo que les corresponde si reciben el apoyo financiero adecuado”.

Ya se ha acordado que los países desarrollados deben movilizar la financiación para la lucha contra el cambio climático en apoyo a los países en desarrollo. Este apoyo debería alcanzar los 100.000 millones de dólares anuales en el año 2020, y deberá repartirse entre medidas de mitigación y de adaptación. Sin embargo, hasta ahora los países desarrollados han dado prioridad a la mitigación y no se ha cumplido la promesa de equilibrio con la adaptación.

La ciencia ha demostrado cómo las emisiones de gases de efecto invernadero conducen al calentamiento global y al cambio climático. Sin embargo, la mayoría de los países en desarrollo generan emisiones limitadas y, por lo tanto, tienen una responsabilidad limitada en la crisis climática. Al mismo tiempo, muchos de estos países carecen de capacidad de adaptación, lo que los hace más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Precisamente, en esta COP25 uno de los temas más difíciles de las negociaciones se refiere a la financiación de la lucha contra el cambio climático. El Acuerdo de París identificó la necesidad de actuar en situaciones en las que las personas y las comunidades se enfrentan ya a “pérdidas y daños” causados por el cambio climático. Sin embargo, hasta ahora no hay acuerdo sobre cómo apoyar las acciones relacionadas con estas crisis.

finanzas sostenibles en la COP25 - Coalición de ministros de Economía

Nadia Calviño en la COP25

Antes de la reunión de esta Coalición de Ministros, la ministra española de Economía y Empresa, Nadia Calviño, hizo unas declaraciones sobre el transcurrir del debate de las finanzas verdes en esta COP25. Calviño dijo que “la parte de la cumbre que se dedica al tema de las finanzas sostenibles es posiblemente una de las más delicadas. El cambio climático y la transición ecológica requerirá un gran volumen de inversiones, parte de ella del sector público y otra parte muy importante del sector privado. Ahora toca reflexionar sobre cómo impulsar y garantizar estas bases de financiación. Todo este marco de las finanzas sostenibles está llevando a un gran número de discusiones en el ámbito internacional, debates sobre fiscalidad verde, presupuestos verdes, bonos verdes… pero también sobre el papel que ha de jugar el sector financiero  en todo el proceso. Es un gran numero de temas que vamos a tratar en estos días empezando con la conferencia de la Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción Climática, una iniciativa impulsada por Finlandia, Chile y el secretariado del Banco Mundial para precisamente reforzar el papel de los ministros de economía en el ámbito de la acción climática. Esto tiene que ver con la regulación financiera, pero también con la fiscalidad verde, con la transparencia, con la política monetaria, con la definición de qué es y no es una inversión verde, con el cómputo y calibrado de los riesgos ambientales, etc.”.

La ministra recordó que en España ya están sobre la mesa herramientas que harán posible el arranque de la financiación para la transición ecológica, como la Estrategia de Transición Justa, el papel del sistema financiero o la Estrategia de Economía Circular, entre otros. “En este sentido, es muy importante señalar el trabajo que se está haciendo para convertir al Banco Europeo de Inversiones en el Banco por el Clima, dado que hablamos de una de las mayores entidades del mundo”, puntualizó la ministra.

El Fondo Verde del Clima

Por su parte, el Fondo Verde del Clima (GFC) también estuvo muy activo el día de ayer. Creado dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC-UNFCCC) está constituido como mecanismo para ayudar a países en desarrollo en prácticas de adaptación al cambio climático y mitigación de sus efectos. España forma parte del Fondo y, como otros países desarrollados, está aportando fondo (ya tiene comprometidos unos 150 millones de euros) para el desarrollo de proyectos y transferencia tecnológica a los países más pobres y vulnerables al calentamiento global, especialmente para proyectos de mitigación, adaptación y transformación hacia una economía baja en carbono. En la actualidad el GFC financia cerca de 124 proyectos en todo el mundo que impactan en la mejora de vida de más de 350 millones de personas y mueven cerca de 3.000 millones de euros.

Precisamente, el pasado viernes, el GFC, que tiene un pabellón propio en la Zona Azul de la COP, celebró la primera edición de sus Premios Green Champions GFC, que recayeron en la Red Argentina de Municipios contra el Cambio Climático; la keniana Elizabeth Wanjiru Wathuti, fundadora de la Iniciativa de Generación Verde (GGI), y el investigador ecuatoriano Fernando Gordillo, entre otros.

El sector bancario

El sector bancario también cogió ayer protagonismo en esta COP. Con el fin de analizar su papel en la crisis climática, se celebró una sesión entre los CEO de los principales bancos europeos y los responsables políticos y expertos europeos sobre cambio climático para intercambiar puntos de vista sobre cómo los bancos pueden apoyar la transición hacia una economía sostenible y un futuro bajo en carbono. Esta sesión también marcó el lanzamiento del informe EBF “Fomentar y recompensar la sostenibilidad”, que identifica cómo se puede aprovechar la cooperación público-privada para acelerar las finanzas sostenibles.

El sector bancario español también estuvo presente, a través de una sesión en el Pabellón de España. Una veintena de entidades bancarias han firmado un acuerdo para alinearse con los objetivos de Acción Climática de Naciones Unidas y el Acuerdo de París. La firma del Acuerdo en el que se plasma este compromiso ha tenido lugar durante la sesión “Compromiso colectivo de la banca española con la acción climática” y ha contado con la presencia del presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, así como con representantes de otras entidades bancarias españolas públicas y privadas, como José Carlos García de Quevedo, presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), y José María Méndez, director general de Cecabank.

Ciudades y gobiernos locales

Ayer fue especialmente reseñable la jornada que el pabellón de la Unión Europea dedicó al Pacto de los Alcaldes para la Energía y el Clima. A lo largo de todo el día, y en diferentes sesiones, han pasado por este encuentro cerca de 30 representantes locales, ministerios y organizaciones internacionales. Destacaron las participaciones de Maimunah Mohd Sharif, directora ejecutiva de ONU-Habitat; Katarina Luhr, vicealcaldesa de Estocolmo; Erias Lukwago, alcalde de Kampala (Uganda); Werner Schmidt, director del banco Europeo de Inversiones, y Manuel Carmona, director general de Acción Climática de la Comisión Europa.

Greta vuelve a la cumbre

Aunque no ha sido la protagonista, solo el hecho de su presencia ha hecho de la rueda de prensa de ayer ofrecida por Fridays For Future en la Zona Azul de la COP25 todo un acontecimiento. “Hemos notado cierta atención mediática y creemos que nuestra responsabilidad moral es usar esta atención para dar voz a aquellos que necesitan contar sus historias”, ha dicho Greta Thunber al comenzar la rueda de prensa, para después no volver a intervenir.

Otros siete jóvenes, procedentes de los cinco continentes han sido quienes han reivindicado una acción climática inmediata y drástica. No es tiempo de esperar, dicen los jóvenes, porque millones de personas ven truncada su vida por los efectos del calentamiento global, especialmente en los países del sur más pobres. Los portavoces de este movimiento de jóvenes dijeron que el cambio climático no es un problema del futuro, sino de ahora.

La representante de los pueblos indígenas de América del Norte, la del continente africano o la joven chilena que intervino en último lugar, dejaron claro que hay que escuchar especialmente a las comunidades indígenas, porque son ellos quienes más dependen de sus entornos naturales, pero también quienes más los han protegido durante siglos. La pérdida de vida marina, de los arrecifes de coral, de los bosques tropicales y de los ecosistemas más vulnerables deja a miles de personas sin su medio de vida y les obliga a migrar por los efectos de las inundaciones o las sequías, han afirmado por representantes de Friday For Future.