Tu entorno

Once pasos para reducir nuestra huella de carbono

Once pasos para reducir nuestra huella de carbono

El concepto huella de carbono se está extendiendo en la sociedad al mismo ritmo que las toneladas de plásticos llegan a nuestros mares. Cada persona, con sus hábitos cotidianos, genera una huella medioambiental de hasta 12 toneladas al año. Esta llamada huella de carbono representa la cantidad de CO2 y otros gases de efecto invernadero que se vierten a la atmósfera como consecuencia de las diversas actividades de consumo de manera individual. Según el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), nos quedan escasamente once años para revertir la situación antes de que nos conduzca a lo que la ONU ya ha denominado la sexta extinción masiva.

En el marco de la COP25 celebrada en Madrid hace pocas semanas, donde los dirigentes políticos trataron de llegar a acuerdos globales para abordar el cambio climático, surgieron movimientos sociales donde la ciudadanía empezó a entender que el tiempo se agota, que resolver esta crisis es esfuerzo de todas las personas y que es hora de actuar. Eso conlleva un proceso progresivo de cambio en los hábitos alimentarios y de consumo, así como de conciencia y mentalidad. La ecuación es muy sencilla: si La Tierra enferma, la humanidad está en peligro; si el planeta alcanza una fase terminal, la humanidad se extingue y, con ella, la gran mayoría de las especies.

Pequeños gestos realizados por muchas personas pueden producir ese gran cambio que necesitamos para evitar una catástrofe mayor. Estas son algunas pequeñas decisiones sostenibles que pueden ayudar a reducir tu huella de carbono personal y familiar en el día a día:

Evita los envases de plástico de un solo uso

Compra a granel, sustituye estos envases por otros rellenables o retornables y usa bolsas de tela para hacer tu compra.

Recicla

Si no puedes reutilizar un envase, recíclalo en los contenedores correspondientes.

Evita comprar agua embotellada

Instala filtros en casa y bebe agua del grifo.

Reduce tu consumo de carne

Así se fomenta una ganadería sostenible que no degrade la tierra y se reduce la gran cantidad de residuos y emisiones que genera.

Consume productos de cercanía y de temporada

De esta manera, reducirás las emisiones del transporte y lograrás una mayor calidad del producto.

Planta un árbol

Participa en labores de reforestación de especies endémicas en tu área.

Sé eficiente en tu consumo de agua

Usa el agua justa en la ducha, dúchate en lugar de bañarte y pon la lavadora a carga completa.

Promueve la movilidad sostenible

Para ello, utiliza transporte público o compartido.

Practica la eficiencia en tu consumo energético

Ajusta tu potencia contratada y elige una compañía que suministre energía procedente de renovables. Y no olvides apagar las luces cuando salgas de una habitación o no estés en casa.

Apuesta por la educación ambiental

Educa a tus hijos e hijas en valores de respeto por la naturaleza y el entorno e incúlcales hábitos alineados con la sostenibilidad.

Busca el impacto positivo

Colabora económicamente con iniciativas y proyectos que fomenten la sostenibilidad y produzcan un impacto positivo en el planeta.

Estas pequeñas acciones nos ayudan a entender que somos parte de la Tierra. Nosotros somos quiénes necesitamos del planeta para sobrevivir y no al revés. Pequeños cambios como los sugeridos son elementos clave para garantizar un futuro sostenible para el planeta y la supervivencia de la humanidad y el resto de especies.