Social

El Camino del Reciclaje: la ruta sostenible hacia Santiago de Compostela

El Camino del Reciclaje: la ruta sostenible hacia Santiago de Compostela

Dicen que el Camino de Santiago no se anda, se vive; y, sin duda, hay más de mil formas de vivirlo. Sin embargo, solo hay una manera de cuidarlo: a través de la conservación de su paisaje. Por eso, este año, 600 árboles nuevos darán cobijo a los peregrinos que, con una voluntad inquebrantable, marchan con la vista puesta en esa (soñada) plaza del Obradoiro. Carballos, cerezos y nogales, todas ellas, especies autóctonas, cubren una hectárea de la localidad gallega de Caldas de Reis desde finales de febrero. Así, Ecoembes materializa la voluntad de los ecoperegrinos que recorren el Camino del Reciclaje y que hacen de este la herramienta fundamental para luchar contra la basuraleza que invade todos los tramos de esta ruta xacobea.

Caldas de Reis (Galicia) acoge la primera plantación de árboles del Camino del Reciclaje

Un nuevo árbol por cada Compostela de ecoperegrino sellada. Esa es la recompensa por demostrar que llegar a Santiago sin dejar un reguero de residuos a su paso resulta cada vez más sencillo. La Xunta de Galicia, el Principado de Asturias, la Junta de Castilla y León, Cogersa, el Gobierno de La Rioja y el Gobierno de Cantabria, unen sus fuerzas con Ecoembes para que el Camino del Reciclaje acerque la sostenibilidad a este viaje espiritual. El proyecto, concebido como un pilar esencial en la protección del medioambiente, ofrece a peregrinos y albergues las herramientas necesarias para reciclar y evitar la basuraleza.

Más de 450 ecoalbergues ayudan a que esa labor de reciclaje sea mucho más sencilla y eficiente. Tan solo en Galicia, el año pasado se repartieron 66.600 bolsas reutilizables, hechas con botellas de plástico recicladas, para evitar la basuraleza y para que los ecoperegrinos, durantes las distintas etapas de su camino, puedieran recoger la que se encontraran a su paso. Además, a los hospitaleros más sostenibles se les ha equipado con papeleras amarillas y azules, sellos identificativos que oficializan su condición eco y una serie de recomendaciones y ecotips para concienciar sobre la importancia del ahorro de luz y agua en las instalaciones.

Entre junio y octubre de 2019 se reciclaron casi 157 toneladas de residuos gracias a este proyecto

El Camino del Reciclaje parece que funciona: tan solo entre junio y octubre de 2019, en el tramo del trayecto que pasa por Galicia se reciclaron casi 157 toneladas de residuos –un 7,5% más que en el mismo periodo del año anterior–. Los ecoperegrinos y ecohospitaleros recogieron 44.460 kg de envases de plástico, latas y briks y 112.422 kg de papel y cartón.

Galicia ha demostrado que el Camino de Santiago y la sostenibilidad son perfectamente compatibles. Como el peregrinaje en sí, el Camino del Reciclaje es un viaje que nunca termina. Porque una vez lo empiezas, la experiencia permanece contigo para siempre.