Innovación

Resurgir de las cenizas para crear nueva vida (forestal)

Resurgir de las cenizas para crear nueva vida (forestal)

Primero fue el Amazonas. Después vino Australia. Pero ¿quién no recuerda las llamas que devastaron la costa Cantábrica de nuestro país? Los incendios no dan tregua. Cada vez son más, y de mayor importancia. Da igual dónde pongamos el foco: ningún continente se libra. Año tras año, contemplamos, atónitos, cómo los megaincendios se hacen más intensos y difíciles de extinguir. Por ello, la preocupación por restaurar los ecosistemas perdidos se ha convertido en primordial. Con esa misión en mente nace el proyecto LIFE FOREST, una iniciativa financiada por la Unión Europea en el marco del Programa LIFE y liderada por el Centro Tecnológico de Investigación Multisectorial (CETIM). Su fin principal es el de mitigar la pérdida de suelo asociada a incendios en áreas forestales.

Pero, ¿cómo se consigue recuperar la calidad del suelo en las zonas afectadas? La clave la tienen los micotecnosoles, una combinación innovadora de residuos orgánicos estabilizados e inoculados con hongos contenidos en mangas tubulares de material biodegradable. La tecnología, por tanto, sirve como herramienta para crear esta suerte de «suelos a la carta» que emulan a la naturaleza, permitiendo rehabilitar las superficies originales. De hecho, el equipo técnico de este proyecto calcula que el desarrollo y el uso de micotecnosoles puede llegar a reducir la erosión del suelo quemado en un 70%. Así, uno de los propósitos de LIFE FOREST es utilizar esta mezcla creada artificialmente para recuperar los parámetros funcionales clave del suelo arrasado –como el contenido de materia orgánica, la actividad microbiana, etc.–. De esta manera, la regeneración del ecosistema perdido se hace posible.

Los micotecnosoles pueden llegar a reducir la erosión del suelo quemado en un 70%

Los micotecnosoles tienen aún más efectos positivos. Destaca, por ejemplo, su capacidad de retención de agua en el suelo. Gracias a la composición y actividad de esta superficie artificial, se puede lograr una recuperación más rápida de la vegetación. Además, las características de estos suelos minimizan la contaminación de las masas de agua próximas a la zona de un incendio, fruto de la escorrentía y del arrastre de los materiales derivados de las cenizas, se ve reducida al máximo.

España y Portugal son los países más afectados por incendios forestales de toda Europa. El 80% del área europea arrasada por las llamas se concentra en la zona mediterránea, especialmente en la Península Ibérica. Por eso, cuando el proyecto LIFE REFOREST vio la luz en julio de 2018 –con el objetivo de finalizar en junio de 2021– se decidió empezar en esa ubicación. Con un presupuesto total de 1.577.648 euros, en octubre de 2019 se iniciaron los trabajos de instalación de estos «suelos a la carta» en dos localizaciones piloto: los Montes Vecinales de Nespereira, en el municipio gallego de Pazos de Borbén (Pontevedra), y los montes de Albergaria, en Aveiro, una región del centro de Portugal.

Este proyecto espera minimizar en un 80% el impacto negativo en aguas contaminadas por sólidos disueltos. Además, LIFE REFOREST pretende acelerar la restauración de las cubiertas vegetales, proporcionando materia orgánica y nutrientes al suelo, así como semillas de plantas herbáceas de rápido crecimiento –eucaliptos en Portugal y pinos en Galicia–. En definitiva, la iniciativa aspira lograr una reducción del 70% de la erosión de estos suelos, permitiendo una recuperación muy significativa de estos ecosistemas tan castigados durante los incendios. Sin duda, una muestra de cómo la tecnología y la innovación pueden estar al servicio de nuestro planeta.