Innovación

El nuevo ‘statu quo’ de la decoración

El nuevo ‘statu quo’ de la decoración

En un mundo en el que cada vez son más los consumidores conscientes y responsables que buscan el impacto positivo de los productos que compran, parece lógico que sean numerosos los sectores productivos que están experimentando una importante evolución. Desde hace ya varios años, factores como la sostenibilidad y la tecnología son algunas de las motivaciones más habituales para redefinir el funcionamiento de las empresas con el fin de adaptar la actividad económica a los tiempos que vivimos.

Ese es el caso de Faberin, una plataforma digital que irrumpe en 2017 para darle una vuelta de tuerca al sector de la decoración, el mobiliario y el interiorismo. Este proyecto murciano busca poner en contacto a diseñadores, artesanos y compradores. Además, va un paso más allá y acoge a toda una comunidad que pone a disposición de los creadores las herramientas de marketing necesarias para comercializar su producto. Esta startup nace con la intención de redefinir el sector, utilizando las herramientas tecnológicas disponibles en la actualidad, siempre en base a dos claros criterios: fabricación local y bajo demanda.

La comunidad que se genera a través de esta plataforma presenta ventajas para todos sus integrantes. El comprador accede a un catálogo global de diseños exclusivos, de fabricación sostenible y –no menos importante– con una historia detrás. Uno de los atractivos que ofrece la plataforma es hacer partícipe al usuario final de la idea que da origen al diseño y de las particularidades de la fabricación de cada producto.

Faberin es una comunidad online que promueve la fabricación sostenible y la producción local

El espíritu de la filosofía de esta plataforma queda patente en su producto estrella: una lámpara de impresión 3D en material biodegradable que cuenta la historia de un refugiado. Mientras este busca su lugar en el mundo, ilumina nuestras vidas y las de aquellas personas a las que ayuda la ONG Open Arms, a la que se destinan los fondos recaudados por su venta.

«En Faberin brindamos una puerta de salida al talento de diseñadores de todo el mundo, que trabajan para importantes empresas de diseño, suben sus creaciones y encuentran aquí un lugar donde dar a conocer las creaciones que no pueden realizar en las empresas para las que trabajan». Así explica Vicente Cánovas, CEO de la plataforma, el motivo por el que los diseñadores apuestan por mostrar sus creaciones en esta comunidad online: al creador se le ofrece la posibilidad de desarrollar todo su talento haciendo llegar sus diseños a una red de fabricantes locales y compradores globales, con las oportunidades comerciales que ello conlleva, además de asegurar el cobro de royalties por sus creaciones. Faberin se encarga de localizar entre su comunidad a los fabricantes más idóneos para materializar el producto en base al método de fabricación (CNC, impresión 3D, etc.) y a la localización del diseñador y del productor. Los fabricantes pertenecientes a la comunidad –generalmente pequeños talleres de ámbito local– tienen la oportunidad de acceder a la producción de artículos de diseño que son comercializados en todo el mundo a través de la plataforma.

Faberin es solo un ejemplo de cómo, cada vez más, las empresas priorizan la sostenibilidad ambiental de sus productos. Una manera de ofrecer a los consumidores más responsables una puerta de entrada a la economía circular, de proximidad y, sobre todo, sostenible.