Social

Diálogo entre Jaime Nava y César Bona

Diálogo entre Jaime Nava y César Bona

Jaime Nava y César Bona. Un deportista de élite frente a uno de los mejores docentes del mundo. Los protagonistas del último diálogo organizado por Circle abandonaron el campo de rugby y el aula para sentarse a conversar sobre educación en valores, la importancia de la promoción de la salud en las generaciones más jóvenes, el respeto por el entorno o el desafío que supone la inclusión.

Jaime Nava (Madrid, 1983) es una de las referencias del rugby nacional. El deportista, que ha sido capitán de la selección española durante los últimos años, debutó en la élite con el Alcobendas en la temporada 2001 y ha sido internacional en 79 ocasiones. Ha jugado también en El Salvador, Plymouth Albion (Inglaterra), Saint Etienne, Bressane, Perigeux y Stade Dijonnais (Francia).

César Bona (Ainzón, Zaragoza, 1972) es uno de los rostros de la docencia más conocidos de España. Fue elegido como uno de los 50 mejores maestros del mundo según el Global Teacher Prize. Ha escrito algunos cuentos como El asombroso mundo de Bernardo, así como ensayos que invitan a reflexionar sobre el presente y el futuro de la educación, como La nueva educación o Las escuelas que cambian el mundo.

 

César Bona. Al hablar de educar en valores, estamos añadiendo a la idea de educar ese complemento extra, cuando debería ser una redundancia. Educar es educar en valores. Cuando educamos, ya seas maestro o deportista, los valores y la ética son lo esencial. Si tuviera que destacar un valor en la educación, sería el respeto en todos los ámbitos o sentidos: a uno mismo, a los demás, al medioambiente…

Jaime Nava. Mira, te voy a contar una anécdota que me pasó hace poco en una reunión con personas involucradas en el Consejo Superior de Deportes para un proyecto que tiene que ver con los valores; el ciclista Raúl Chapado me contaba que estuvo visitando Sudamérica y que una señora se le acercó y le dijo: «¿Por qué mencionáis tanto los valores del deporte, cuando el deporte en sí es ya un valor?». Tiene razón, y con la educación pasa lo mismo.

César Bona. En ese sentido, podemos unir educación y deporte porque se retroalimentan. Vida, escuela, sociedad… Todas forman un ente indisoluble.

Jaime Nava. Poco a poco, la cuestión de los valores y el deporte la vamos matizando más. El deporte proporciona situaciones idílicas para la activación de esos valores que las personas han aprendido en casa o en la escuela. El deporte tiene esa capacidad y, en este mundo en el que todo pasa a través del marketing y de la comunicación, creo que puede ser una herramienta fundamental para mostrarnos el mundo.

Fotografías: Noemí del Val

César Bona. No solamente los maestros o los padres educan. Tenemos la suerte de que muchos deportistas individuales o de equipo están comprometidos. Todo lo que hacéis y los mensajes que mandáis marcan igual que lo que hacemos los docentes. Por eso es tan importante que se eduque en responsabilidad social. Tú puedes sentir algo especial por lo que haces, pero también te pone a prueba como persona hacia los demás.

Jaime Nava. Me preocupa la educación. ¿Hacia dónde estamos enfocando la educación de hoy en día? ¿Adónde estamos conduciendo a las nuevas generaciones? Tengo la sensación de que hay una crisis de valores cada vez mayor. ¿Está el sistema educativo, tal y como lo conocemos, tan alejado de la realidad de los jóvenes?

César Bona. Visitando los centros educativos, podemos comprobar que tenemos la suerte de que hay muchísima gente haciendo cosas interesantes. Por eso lo uno con lo que sucede más allá de la escuela: es importante que los medios de comunicación difundan información de estos proyectos para que otros los conozcan y los puedan imitar.

Jaime Nava. Es importante crear símbolos positivos. A lo mejor tenemos que evolucionar la manera en la que transmitimos esas cosas, y más viendo cómo fluye hoy en día la información, que todo se hace viral en cuestión de segundos.

César Bona. De esto se podría hablar durante días y días. Yo pienso que ahora mismo nos basta un titular, un tuit, para creer que conocemos a alguien y así juzgar negativamente a esa persona. El pensamiento crítico hay que estimularlo, aunque eso no significa tener que criticar por sistema. Es necesario estimular y educar en la calma, la pausa y la reflexión. Reflexionando es como crecemos como personas. El ritmo que llevamos ahora, esta aceleración… Los que lo pagan son siempre los más pequeños. Hablando de la infancia, ¿tú te acuerdas de si plantaste una lenteja en un vaso de yogur cuando eras niño?

Jaime Nava. Claro, eso era típico. Recuerdo ese experimento.

César Bona: «No puede ser que los niños vean los árboles en los libros, pero no en el patio de recreo. La relación con la naturaleza es esencial»

César Bona. Pues algo como eso, que hemos hecho miles y miles de niños desde hace años, y se sigue haciendo, es un ejemplo de que el tiempo vuela sin darnos cuenta. Y eso pasa también con el medioambiente: si seguimos a este ritmo de deforestación, en pocos años perderemos bosques por muchos miles de lentejas que sigamos plantando. A lo que voy es que educar en acciones específicas como el reciclaje está bien, pero no basta. Es muy importante educar en la participación de niños y adolescentes en respeto al medio, no basta con decirles que hagan esto o aquello. Conviene que les invitemos a ser protagonistas de un cambio en el que los adultos somos los primeros que tenemos que creer. Por eso importa que demos ejemplo.

Jaime Nava. ¿Y qué se está haciendo en ese sentido en las aulas?

César Bona. He visitado muchas escuelas y he visto de todo. Cada vez hay más que tienen huertos escolares, aunque cuenten con poco espacio. Me da pena que muchos patios de recreo sean asépticos y que no haya árboles. No puede ser que vean las plantas o los árboles en los libros, pero no cuando salen al recreo a jugar. La relación con la naturaleza es esencial. En un viaje conocí a un señor indio que me habló de la relación de las palabras economía y ecología: no puede haber economía sin ecología. Antes que dar un paso hacia fuera, tienes que cuidar tu casa.

Jaime Nava. No puedo estar más de acuerdo.

César Bona. Hay otro elemento que debemos abordar tanto en la escuela como en el campo de juego: el fracaso. ¿Estamos enseñando a los niños a gestionar y aprender del fracaso?

Jaime Nava «Yo he fracasado muchas más veces de las que he triunfado. El éxito es muy relativo, depende de lo que busques»

Jaime Nava. Precisamente creo que estamos haciendo lo contrario. No se les está enseñando que una persona puede no ser excelente en todo o triunfar siempre. Estamos inculcando a las nuevas generaciones que tenemos que ser los mejores. Creo que la vida no es eso. Ahora, que precisamente vivimos en la globalidad y en la inmediatez de las redes, muchas de las preguntas que me llegan por parte de los jóvenes son sobre cómo he logrado ser el mejor en esto o no equivocarme en las decisiones. Por ahí no estamos yendo bien, porque yo he fracasado y me he equivocado muchas más veces de las que he triunfado. El éxito es muy relativo y depende de lo que quieras.

César Bona. El error está muy mal visto. Cometiendo errores es como aprendes, sobre todo cuando tienes tiempo para reflexionar sobre ello. Por desgracia, en las escuelas no suele pasar eso. Todo termina en una nota (no se puede generalizar) y ya está, sigues a otra cosa. Otra expresión que pesa mucho es la que dice que los niños y niñas son los adultos del futuro. No lo son, son habitantes del presente. Tampoco hay que darles herramientas para el futuro, no tiene sentido, hay que darles herramientas para el ahora. Para que sigan siendo niños y sepan relacionarse con el mundo en el que viven. Está la gestión de los egos, del fracaso, de las frustraciones… Algunos lo logran y otros no. El fracaso va unido al éxito y a la excelencia, una palabra que se usa mucho en educación y en empresa.

Jaime Nava. Hay que matizar qué tipo de excelencia queremos. Yo lo ejemplificaría: busca la excelencia si sabes que lo estás haciendo bien y crees que puedes hacerlo mejor, pero tampoco seas demasiado exigente contigo mismo en esa búsqueda porque entonces surgirá la frustración o intolerancia al fracaso que muchos chavales tienen desde pequeños. Dos puntos no le salen y rompen una raqueta, o gritan al árbitro o a otros compañeros, tanto ellos como sus padres en la grada. Buscar la excelencia, sí, pero por el afán de mejorar, sin obsesionarnos.

César Bona. El factor humano está por encima de todo y es esencial. Como dices, el éxito es relativo. Para una persona, el éxito puede ser simplemente salir y comprar una barra de pan, para otro, ser aceptado en un entorno.

Jaime Nava. Cambiando de tercio: ¿crees que está bien integrado el deporte en la escuela?

César Bona. Hay una gran necesidad de mejora. Necesitamos más espacios para el deporte, no solamente para jugar al fútbol, al baloncesto o al rugby, sino espacios donde se sientan mejor consigo mismos. Y esto va ligado a la frustración si no consiguen ciertos límites que les marcamos.

Jaime Nava. Yo en eso ya creo a pies juntillas: invertir en instalaciones deportivas, ya sea en centros educativos o en espacios públicos, es invertir en salud. Es así, son números. Hacer deporte debería ser un derecho, puesto que el deporte está demostrado que es una herramienta más de educación. Dicho esto, quiero creer que las instituciones tienen cada vez más claro que es necesario invertir en ello.

Fotografías: Noemí del Val

César Bona. Es un matiz importante. La salud, igual que sucede en la educación, es una inversión a largo plazo. Yo soy de un pueblo muy pequeño de Zaragoza y cuando acababa las clases tiraba la mochila y me iba a corretear al campo con un balón… Estábamos todo el día haciendo deporte al aire libre. Ahora estamos continuamente con el móvil y es una inercia que tenemos que cambiar como sea. Desgraciadamente, aunque tienen muchas cosas positivas, en las ciudades hay aspectos negativos, como la falta o la dificultad de acceso a zonas abiertas donde hacer deporte, y eso revierte años después en miles de millones invertidos en problemas de salud.

Jaime Nava. El deporte es la mejor manera de prevenir eso. Antes nos pasábamos horas en la calle y ociosos por buscar qué hacer, y siempre se nos ocurría algo: si no teníamos balón, le dábamos patadas a una lata. Ahora voy mucho a casa de mis padres y en mi barrio, las canchas donde antes nos juntábamos para montar pachangas, están vacías. No veo que surjan esas actividades grupales instantáneas que hacíamos antes.

César Bona. Yendo a otro tema: cuando hablamos de valores hay uno que cada vez va tomando más peso: el de la igualdad. ¿Qué cambios percibes en el mundo del deporte? En mi profesión, aproximadamente el 80% son maestras y el resto hombres. Pero vamos a hacer un viaje a la infancia. A mí en ningún momento me hablaron de igualdad de género ni de orientación sexual. Lo hemos tenido que aprender hace muy poco. Es muy importante que niños y niñas tengan referentes para construir a partir de ahí. Las mujeres siempre han hecho cosas, pero han permanecido ocultas por presión social, por eso es importante que ahora salga a la luz lo que están haciendo y lo que hicieron en el pasado.

Jaime Nava. En mi caso, creo en el valor del deportista y la deportista; siempre me han educado en la igualdad. En esto sí que tengo grandes esperanzas en las nuevas generaciones, porque se está poniendo mucho énfasis en eliminar las trabas que existen a nivel laboral. En términos cuantitativos, la mujer ha empezado a hacer deporte y ha comenzado a dedicarse profesionalmente a ello hace relativamente poco. Es ahora cuando se está normalizando. Aunque no es comprensible que exista brecha salarial y que en algunos deportes o especialidades las mujeres no reciban siquiera remuneración.

César Bona. Los medios, y la sociedad en general, ahora sí están haciendo la presión necesaria para que eso cambie. Si trazásemos una línea en educación desde hace cien años, en el último tramo por fin está habiendo cambios importantes. Esto hay que unirlo con otra cosa: la diversidad. Una frase que tendría que estar en todas las aulas es que la diferencia es un valor y no un inconveniente. La UNESCO sacó un informe hace poco en el que denunciaba que, en España, en temas de inclusión, estamos todavía en pañales, así que tenemos que pensar cómo podemos hacer algo para que la situación cambie y sea patente una mejora.

Jaime Nava. En la escuela y en el deporte la inclusión tiene que ser fundamental. Si en centros escolares hay problemas porque no se destinan suficientes fondos desde las instituciones, en el deporte pasa lo mismo. Siempre se puede hacer más. Cualquier deporte puede sufrir una pequeña transformación para que todo ser humano, sea cual sea su condición o circunstancias, pueda practicarlo. Jamás pensé (no lo podía concebir) que un deporte como el mío pudiese adaptarse para una persona con discapacidad física, no podía imaginar el rugby en silla de ruedas, por ejemplo, y ya se está practicando.

César Bona. El deporte es una plataforma perfecta para abrir estas puertas necesarias. Siempre tendiendo hacia la cooperación y no hacia la competitividad. Sobre todo, en edades escolares es muy importante que vean que pueden jugar todos juntos.

Jaime Nava. Hace poco vi en los medios que se estaba pensando en incluir la Educación Física como asignatura diaria. No sé si será posible, pero me alegraría mucho que sucediese. Sería maravilloso.

César Bona. También de educación nutricional o de cómo cuidar tu salud. Para eso hay que hacer una reestructuración total en la que dejemos de pensar en X horas para lengua o matemáticas.

Jaime Nava. Esos horarios fijados en los centros educativos siempre serán un impedimento para abordar esa nueva educación y dar los elementos necesarios para que cobre mayor valor en el sistema y cómo se componen las semanas de los alumnos. La inversión en infraestructuras también es un problema.

César Bona. Sí, pero sobre todo ha de cambiar la mirada. Hay muchos docentes y familias que quieren hacer cosas, pero también hay muchas familias que piden que sus hijos sean educados como lo fueron ellos. Tenemos que escuchar más a los niños y adolescentes. Es necesario que participen. En esto, el papel de los docentes es crucial. Influimos. Marcamos vidas. Somos inspiradores. Sin darnos cuenta, durante años van a recordar un modo de aprender y de vivir.

Jaime Nava. Los educadores sois una de las piedras angulares de la sociedad y de la vida de las personas. ¿Por qué, si tenéis un papel tan importante, no os valoramos lo suficiente? ¿Por qué valoramos tan poco un trabajo tan vital?

César Bona. No debería ser así. La sociedad que queramos está en las escuelas que tenemos.