Tu entorno

Un pedaleo por las historias de la España rural

Un pedaleo por las historias de la España rural

Ana, Edurne, Sole y Cris empezamos a dar forma a Biela y Tierra hace ya más de año y medio. Un proyecto de comunicación para conocer de primera mano y difundir aquellas iniciativas del mundo rural que nos muestran que, desde la agroecología y los ecofeminismos se están construyendo alternativas vitales para lidiar con los retos ambientales, económicos y sociales a los que nos enfrentamos (y enfrentaremos). Visitamos iniciativas, para darlas a conocer, que están directamente alineadas con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que Naciones Unidas ha fijado en la Agenda 2030.

La fuerza de la unión es vital para enfrentarnos a los retos que tenemos delante

Pronto lo tuvimos claro. ¿Qué mejor manera de visitar estas iniciativas que a lomos de nuestras bicicletas cargadas con todo lo necesario para ser autónomas? El día 1 de junio de 2019, con una enorme sonrisa, sabedoras de ser unas afortunadas y conscientes del compromiso asumido, comenzamos nuestra ruta. Queríamos mostrar también que nuestras compañeras de dos ruedas nos pueden llevar a cualquier parte, sin contaminar, al ritmo que marcan nuestras piernas, recorriendo el paisaje con todos los sentidos: oliendo el aire seco de los campos de cereal listos para cosechar o el frescor de los bosques; sintiendo el sol que calienta nuestra piel y las cosquillas de la lluvia a media tarde; disfrutando de los cantos de los pájaros y el viento en nuestros oídos. Un viaje cicloturista que recorre iniciativas reales de nuestros territorios: vidas contadas en primera persona con el testimonio de sus protagonistas para mostrar esos territorios rurales invisibilizados que parece que no existen, de los que no se habla, en los que parece que nunca pasa nada. Llegamos y comprobamos que no es cierto, que ahí ocurre la vida.

Es esencial que tendamos puentes entre las ciudades y los pueblos y que escuchemos las voces rurales, valorándolas como realmente se merecen

En estos meses hemos recogido en nuestras alforjas experiencias inolvidables; momentos y personas que nos han llenado el alma. Todo esto lo hemos trasladado a través de los cuadernos de campo y vídeos en Biela y Tierra con el máximo respeto y cariño, porque solo podemos agradecer infinitamente la acogida que hemos recibido. De la mano de todas estas gentes, hemos entendido y comprendido profundamente que la fuerza de la unión es vital para enfrentarnos a los retos que tenemos delante. Por eso, es esencial que tendamos puentes entre las ciudades y los pueblos y que escuchemos las voces rurales, valorándolas como realmente se merecen.

Gentes valientes y conscientes cuidadora de su tierra

Cada entrevista la terminamos de la misma manera: preguntando a la gente si quería mandar algún mensaje. En todos los territorios se repetían las mismas ideas. La primera nos invita a pensar qué tipo de espacios, de mundo, queremos habitar para las generaciones presentes y futuras, y a reflexionar sobre la influencia de nuestra alimentación y nuestro consumo en ello. El segundo mensaje que se repite es una petición de respeto y dignificación hacia las gentes que se encuentran en el mundo rural. Una invitación a pensar que hay personas que viven y defienden los pueblos, su paisaje y paisanaje, a diario y que sin ellas no existirían.

Un total 125 historias de ilusión, compromiso y dedicación es lo que conseguimos recopilar. 125 historias de dificultades superadas y fuerzas para continuar haciendo, y aportando al mundo, alternativas que nos hagan soñar con un futuro más sostenible y zonas rurales llenas de vida. 125 historias reales que muestran que desde lo pequeño se transforma y se crean otras realidades. Pero eso solo será posible si les apoyamos, si tenemos presente los beneficios que aportan cada uno de estos proyectos para mantener la vida en el centro. Tenemos un mensaje claro: nuestra alimentación como motor de cambio.