Economía circular

Los 6 edificios españoles más sostenibles

Los 6 edificios españoles más sostenibles

La gran reforma verde de nuestra economía y nuestro modo de vida, esa que impulsarán los fondos de recuperación de la Unión Europea, pasa por unas ciudades más sostenibles. Esto es, que estén mejor preparadas para los eventos climáticos extremos y, al mismo tiempo, los prevengan generando menos gases de efecto invernadero. Pero en España, desde hace décadas, la construcción sostenible ya es una realidad y varios edificios son considerados referentes de la misma.

Os proponemos un pequeño repaso para conocer cuáles son las características que los convierten en ejemplos a seguir tanto para las ciudades como para la industria. Todos ellos son construcciones que han conseguido la certificación LEED (Líder en Eficiencia Energética y Diseño sostenible), concedida por el US Green Building Council, en sus distintas categorías (certificado, plata, oro, platino), a las edificaciones que cumplen con los requisitos de ecoeficiencia marcados por su sistema de clasificación.

Greenspace de Gijón

Inaugurado en 2020, se trata de un edificio de oficinas ocupado por startups y empresas comprometidas con la innovación y la digitalización. El Greenspace tiene la capacidad de generar toda la energía que consume a través de energías renovables y vierte el exceso generado a la red eléctrica. Cuenta, además, con la capacidad de monitorización del consumo eléctrico en tiempo real e iluminación LED con sensores de luz natural. Pero también con ventilación natural, control de gestión integral del ciclo del agua y la instalación de un tanque para el reciclado de pluviales que son utilizadas en los inodoros y el riego. Es el primero de Asturias en recibir la certificación LEED Oro, que reconoce el diseño de edificios verdes y sostenibles.

El US Green Building Council concede la certificación LEED a las edificaciones más ecoeficientes

Torre Iberdrola de Bilbao

Su obra arrancó en 2007, cuando la sostenibilidad no era aún una prioridad en la arquitectura. Diseñada por César Pelli, la Torre Iberdrola fue el primer edificio en conseguir el certificado LEED Doble Platino en España, pero también en Europa. En su construcción, se usaron sistemas de ahorro de agua, de reutilización de aguas grises y pluviales, y de reducción de demanda eléctrica. La envolvente acristalada cuenta con tratamientos de baja emisividad y control solar. Los materiales son de origen reciclado en al menos un 20%, misma proporción en que se han buscado de origen local. Por supuesto, el edificio cuenta con aparcamiento para bicicletas, puntos de recarga para coches eléctricos y otros dispositivos que promueven el modo de vida más saludable para el planeta.

Parque empresarial Alvento en Madrid

Situado en el Campo de las Naciones, fue el primer complejo urbanístico en conseguir una certificación de sostenibilidad en España. Los motivos de esta distinción son, entre otros, el aislamiento acústico, la ventilación natural directa, las protecciones exteriores para evitar radiaciones solares y la eliminación de las barreras arquitectónicas.

Cooperativa de viviendas Arroyo Bodonal en Tres Cantos

El único edificio residencial de Europa que puede presumir de tener el certificado LEED Platino. Situado en Tres Cantos (Madrid), supone todo un desafío ante los precios de las viviendas o el enorme gasto energético de la capital. La cooperativa Arroyo Bodonal creó un complejo residencial único en nuestro país: 80 viviendas con los últimos avances en ahorro de energía, que asciende al 75%.

En España, desde hace décadas, la construcción sostenible ya es una realidad

Parque tecnológico Palmas Altas en Sevilla

Sus instalaciones cuentan con algo más de 97.000 metros cuadrados distribuidos en siete edificios situados alrededor de una gran plaza central, con el fin de contribuir a incrementar la iluminación natural durante el mayor número de horas posible al día. Todo gracias a sus amplias cristaleras exteriores. Su disposición está también orientada a reducir el consumo energético en climatización, ya que favorece la ventilación natural y el mantenimiento de una temperatura interior estable.

Para complementar su apuesta por el ahorro y la eficiencia energética, las instalaciones que conforman el Parque Tecnológico de Palmas Altas cuentan con paneles solares fotovoltaicos en la parte superior de cada uno de estos edificios. Además, disponen de pilas de hidrógeno y sistemas de climatización e iluminación eficiente, que permiten adaptar automáticamente estos recursos a las necesidades reales en cada momento.

Hotel MIM en Sitges

Este hotel es un icono de arquitectura sostenible y de compromiso medioambiental en Sitges y por ello fue el primer alojamiento turístico de Europa en recibir la certificación Leed Platinum. En la construcción del edificio se utilizó un 80% de material reciclado y reciclable, eliminando el uso del PVC, polímetros o derivados del petróleo. Su fachada es casi toda de cristal, aunque está recubierta con 7 capas de placas de alta capacidad térmica, material que mantiene la temperatura sin gastar más energía y evita la contaminación acústica. En cuanto al uso eficiente del agua, las duchas de todo el edificio tienen un sistema por el que, cogiendo aire y agua a la vez, se consume menos agua –máximo de 9 litros el minuto–, dando al cliente la misma sensación de confort. El sistema de ventilación del hotel, aparte de cumplir con la función de suministrar aire acondicionado o calefacción con un sistema VRV (volumen refrigerante variable), purifica el aire. Este sistema neutraliza las emisiones contaminantes, el polen u otros alérgenos.