Economía circular

Castilla La-Mancha, una región circular

Castilla La-Mancha, una región circular

La economía que articula nuestras sociedades se construye a través de diversos ciclos: un objeto se produce, se consume y, finalmente, se desecha. La vida del producto, por tanto, encuentra un final abrupto, al igual que si se cayera por el repentino borde de un acantilado. No obstante, este modelo tiene ya fecha de caducidad. Al fin y al cabo, uno de los aspectos esenciales para acabar con el cambio climático es lograr el final de este sistema y sustituirlo por lo que conocemos como «economía circular»: un modelo en el que los ciclos, en lugar de proseguir hasta el final de forma lineal, se cierran, aprovechando cada aspecto del producto en cuestión. En este esquema, incluso su final es aprovechable: el producto no se desecha, sino que se recicla para obtener –y aprovechar– materias primas. Así, el producto se elabora, se consume… y vuelve a gestionarse para dar vida a ot...

La economía circular y concéntrica del donut

La economía circular y concéntrica del donut

La economía es, para muchas personas, un concepto cargado de connotaciones negativas que aluden al temido fin de mes y la falta de recursos. Pero, en realidad, se trata de una ciencia que, lejos de ser inamovible, aún tiene recorrido por transitar para componer mejor nuestro día a día. Todos desearíamos que la economía facilitase un espacio de seguridad donde reconfortarnos de los sinsabores cotidianos y que favoreciese un mundo más habitable. Entonces, ¿por qué no cambiar la indigestión que las cifras económicas causan a la población por una dulce y sabrosa ingesta que nos haga crecer con cierta seguridad en el futuro inmediato? Algo así debió plantearse la economista inglesa Kate Raworth cuando, en 2012, publicó su teoría de la Economía del Donut, en la que aseguraba que la economía del futuro debería situar en el mismo plano de importancia la cobertura de las nec...

¿Dónde acaban los residuos electrónicos?

¿Dónde acaban los residuos electrónicos?

Más de 57 millones de toneladas de aparatos eléctricos se envían a vertederos o destinos inciertos cada año. La ONU advierte de que la gestión de estos residuos electrónicos es una prioridad. La solución pasa por el reciclaje. El paladio es un metal dúctil parecido al platino por su color blanco, y uno de los pilares de la movilidad sostenible: es esencial en las pilas de combustible que producen electricidad a partir de hidrógeno. Los coches con esta tecnología (marcas como Toyota ya tienen algunos modelos), en lugar de gases nocivos, solo expulsan agua por sus tubos de escape. Junto a los vehículos eléctricos son, para muchos expertos, el futuro del tráfico sin humos contaminantes. Paradójicamente, grandes cantidades de paladio, cada vez más valioso, acaban en los vertederos o en destinos inciertos: según el último informe The Global E-waste Monitor de Naci...

Heladerías que se mojan por el clima

Heladerías que se mojan por el clima

El verano ya está aquí y, como viene siendo habitual en los últimos años, llega a Europa con fuertes olas de calor. Las temperaturas extremas hacen que queramos refrescarnos, encender los aires acondicionados o ventiladores, zambullirnos en una piscina —o playa, para los privilegiados que la tengan cerca— y merendar un helado. Pero, ¿te has parado a pensar que todas esas acciones pueden contribuir a que las temperaturas aumenten? El cambio climático es el culpable de que hayamos alcanzado —incluso superado— temperaturas récord en países como Canadá. Cada gesto cuenta, cada pequeña iniciativa ayuda a que el planeta suspire (un poco) más aliviado. Por eso, es importante ser conscientes de lo que hacemos y, sobre todo, de qué y cómo consumimos. Cada vez son más las empresas que se han vuelto especialmente sensibles al impacto que su actividad produce en el medioa...

La slow fashion: el consumo de ropa que necesita el planeta

La slow fashion: el consumo de ropa que necesita el planeta

Cada año se fabrican alrededor de ochenta mil millones de prendas en todo el mundo, pero no todas de manera sostenible. Por suerte, la fast fashion (o la moda rápida) ya tiene su contraparte sostenible: la slow fashion, un tipo de consumo de moda que ha llegado para quedarse y que apuesta por la ropa de segunda mano, el reciclaje de hilos y textiles y el comercio justo.

¿Cómo se pueden reciclar las aguas residuales?

¿Cómo se pueden reciclar las aguas residuales?

El reciclaje de aguas residuales se perfila como un medio clave para aliviar la presión sobre los recursos hídricos del planeta y mejorar el saneamiento e higiene de las poblaciones más desfavorecida. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos 2.000 millones de personas en todo el mundo se abastecen de una fuente de agua potable que está contaminada por heces. Además, en los países de bajos ingresos, el 38% de los centros sanitarios carecen de fuentes de agua y el 19% de saneamiento mejorado Invertir en infraestructura que permita el depurado y reciclaje de aguas residuales es una de las claves para mejorar la higiene y erradicar las enfermedades diarreicas, que suponen uno de los principales motivos de muerte, sobre todo entre los niños. De hecho, la OMS estima que el agua insalubre y la falta de saneamiento e higiene causan unas 842.000 mue...